Reportaje:30ª jornada de Liga

El Betis se sale con la suya

El partido con el Barcelona se jugara hoy en el estadio Ruiz de Lopera - Disciplina Deportiva suspende cautelarmente su cierre por "dudas jurídicas" sobre la calificación de los hechos

El Betis se enfrentará finalmente esta noche (20.00, PPV) al Barcelona en su estadio, el Ruiz de Lopera. El Comité Español de Disciplina Deportiva (CEDD) decidió ayer suspender temporalmente la ejecución de la sanción de cierre del mismo durante tres partidos acordada la semana pasada por el Comité de Competición y ratificada el jueves por el de Apelación, ambos integrados en la federación, tras el botellazo sufrido por Armando, portero del Athletic, en el encuentro liguero que ambos conjuntos disputaron el día 15. Un castigo que también incluye su conclusión formal cuando restaban 19 minutos, por lo que el equipo vasco, que iba por delante (1-2) en ese momento, ha sumado tres puntos en la clasificación. El CEDD justifica su decisión de congelar la clausura del campo en "la necesidad de considerar detenidamente las consecuencias del nuevo régimen jurídico aplicable".

La Liga podría concluir sin la decisión del CEDD, que tiene 60 días para ver el caso

Más información

El CEDD, un órgano de ámbito estatal adscrito orgánicamente al Consejo Superior de Deportes (CSD), pero concebido como independiente y que decide en última instancia en vía administrativa las cuestiones disciplinarias, aseguró a través de su presidente, Liborio Herrera, que precisa tiempo para delimitar su propio papel y el de la federación en el aspecto sancionador a la luz de la ley aprobada en 2007 contra la violencia y el racismo. El estudio del caso puede llevarle hasta 60 días, con lo que la Liga, que finalizará el 18 de mayo, podría acabar sin que lo hubiera resuelto.

"El nuevo régimen introducido por la ley 19/2007 en cuanto a la tipificación de este tipo de infracciones y su relación con la configuración que mantienen en los Estatutos de la RFEF suscita serias dudas jurídicas respecto a la calificación de los hechos como muy graves, graves o leves", dice el CEDD. Competición primero y Apelación después calificaron el botellazo al portero del Athletic como "muy grave" mientras que el Betis pedía que toda la fuerza de la sanción cayera sobre el acusado de la agresión y la responsabilidad del club quedara en falta leve.

El CEDD prefiere aclarar esta posible discrepancia entre la ley y las normas federativas antes de que se aplique la sanción. Algo que, aunque no la descarta -"en ningún caso se puede derivar una dificultad o imposibilidad de que sea efectivamente cumplida más adelante en la medida y extensión en que pudiera resultar confirmada", matizó Herrera-, la ha pospuesto, lo que repercute de modo innegable en la competición y en la relación entre la federación, el CEDD y el CSD.

La estrategia de dilación del Betis ha terminado por verse beneficiada por esta diferencia de criterio entre ambos estamentos deportivos. Los servicios jurídicos del club decidieron retrasar la elección de un estadio alternativo a la que le urgía la federación. El miércoles de la semana pasada ya se le pidió que empezara a buscar un marco distinto al Ruiz de Lopera para el partido. Tres días atrás, le exigió que eligiera entre el sevillano de La Cartuja y el madrileño Vicente Calderón. Y, anteayer, le ordenó que se jugara en el campo del Atlético.

Las manifestaciones de felicidad desde el Betis fueron inmediatas a la recepción de la decisión del CEDD. En el Barcelona no había quejas, pero tampoco fiesta. El entrenador azulgrana, Frank Rijkaard, se lamentó: "No nos perjudica, pero es algo extraño esperar al último momento para saber dónde tenemos que jugar". El Barça ya había reservado hotel en Sevilla y Madrid y hasta se había asegurado distintas rutas aéreas según donde se disputara el encuentro.

Armando, el portero del Athletic, en el césped tras ser golpeado en la cara por una botella lanzada desde las gradas.
Armando, el portero del Athletic, en el césped tras ser golpeado en la cara por una botella lanzada desde las gradas.EFE
Los aficionados del conjunto sevillano respiran tranquilos tras la decisión de Disciplina DeportivaATLAS

Un conflicto de jurisdicciones

El botellazo recibido por un futbolista en un estadio, con sus consecuentes lesiones morales y físicas, ha acabado en un capítulo más de un conflicto de jurisdicciones.El hecho en sí o las posibles maneras de evitar que se repita fue, en primer lugar, orillado por el Betis.Horas después de conocerse la sanción del Comité de Competición de cerrar el estadio Ruiz de Lopera por tres partidos, dar el encuentro por finalizado (1-2 a favor del Athletic) e imponer al club una multa de 9.000 euros, el presidente verdiblanco, José León, acusó directamente al de la Federación Española, Ángel María Villar, de liderar una conspiración en su contra.Desde la federación se sostuvo entonces que la severidad aplicada dependía de la Ley del Deporte auspiciada por el Consejo Superior de Deportes.No era una simple excusa. En realidad, era otro mandoble en la disputa de jerarquía que dirimen el citado organismo estatal y la federación como consecuencia de la negativa de Villar a aceptar la fecha propuesta por el CSD para fijar las elecciones a la presidencia.Villar acudió a la FIFA y ésta amenazó con borrar a España y a sus equipos de las competiciones que organiza si no se respeta su regulación.El propio Villar aseguró el jueves que el Betis jugaría en el Calderón, pero la guerra con el CSD sigue abierta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 28 de marzo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50