Reportaje:

El Betis-Barcelona, en el Calderón

La Federación impone el cumplimiento inmediato de las sanciones impuestas al club andaluz tras el botellazo a Armando y decide que el primer partido del exilio verdiblanco sea en Madrid

La Federación Española de Fútbol (FEF) convocó ayer al Betis y al Barcelona en el Vicente Calderón para jugar el sábado a las 20.00. Este será el primer encuentro del Betis en el exilio, tras los dos de cierre de su estadio que decretó el Comité de Competición tras la agresión sufrida por Armando, portero del Athletic, en el Ruiz de Lopera. Los abogados del Betis no se esperaban la decisión federativa, pues confiaban en que la ejecución de la sanción no se produjera hasta que se resolvieran los recursos elevados a Apelación y el Comité Español de Disciplina Deportiva (CEDD). Apelación confirmó ayer los dos encuentros de exilio y está previsto que el CEDD trate el caso esta tarde.

En la capital coincidirán hinchas del Madrid, Barça, Betis y Sevilla

Más información

El Betis ha mostrado una actitud cuando menos desafiante sobre el cumplimiento de esta sanción. Al poco de conocerse el citado castigo de dos encuentros fuera del Ruiz de Lopera y que se diera por finalizado el encuentro, que ganaba el Athletic (1-2) a unos 20 minutos del final, el presidente bético, José León, señaló al de la FEF, Ángel María Villar, como el promotor de una campaña destinada a perjudicar deportivamente al club de Heliópolis. Los tradicionales carteles sobre el encuentro apuntaban al Ruiz de Lopera como su escenario.

El miércoles de la semana pasada, la federación le recordó al Betis la necesidad de encontrar una sede alternativa para el citado enfrentamiento. No fue hasta el pasado lunes cuando la directiva verdiblanca preguntó por la disponibilidad del estadio de La Cartuja, un escenario que ya le acogiera la temporada pasada tras los tres encuentros que tuvo que disputar el Betis lejos del Ruiz de Lopera tras el botellazo al entonces entrenador sevillista, Juande Ramos. A pesar de tener la categoría de cinco estrellas, el coloso de La Cartuja no tiene apenas uso y la estrategia de la directiva bética no ha dejado tiempo suficiente para hacer los cambios necesarios en materias de seguridad para una cita que podría reunir a más de 40.000 personas. Tras una convocatoria de urgencia, Competición le exigió el miércoles a la directiva verdiblanca que decidiera entre La Cartuja o el Vicente Calderón. Ayer se acabó la paciencia.

El presidente del club sevillano, José León, utilizó la emisora oficial de la entidad para arremeter de nuevo contra la FEF. "Lo que yo veo es que no hay sensibilidad, parece que todos somos unos cafres, unos indios. Hay tiempo para cumplir la sanción, no entiendo esa celeridad". Uno de los abogados del Betis, Jaime Rodríguez Sacristán, llegó a calificar la decisión de la FEF de "casi terrorista", por poner en riesgo vidas. Rodríguez Sacristán destacó que una de las consecuencias de trasladar el partido a Madrid conllevaba un gran riesgo: "Por primera vez en la historia del fútbol, coincidirían en una misma ciudad las hinchadas de los cuatro equipos que tienen mayor rivalidad entre sí" [en referencia a que el Real Madrid-Sevilla se juega el domingo en Chamartín]. Por su parte, el Barcelona mantiene hasta tres planes de viaje distintos por si esta situación se complica aún más.

Por otra parte, la Comisión Antiviolencia propuso ayer que se multe con 10.000 euros al agresor de Armando al que además se le prohibiría la entrada a cualquier recinto deportivo durante dos años.

Los aficionados identifican al agresor de Armando, con gorra, en el Ruiz de Lopera.
Los aficionados identifican al agresor de Armando, con gorra, en el Ruiz de Lopera.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 27 de marzo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50