Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las muertes en carretera bajan de 100 por primera vez en Semana Santa

El balance provisional de la DGT registra 61 fallecidos, 42 menos que en 2007

Era el último bastión irreductible de la siniestralidad. Semana Santa ha sido tradicionalmente una pesadilla en la carretera, con muchos atascos y muchas muertes sobre el asfalto. Si lo habitual es que el drama de la carretera devore diariamente la vida de 7,5 personas, en Semana Santa esa cifra se dispara a 10.

Muchos no podrán regresar a casa este año, pero el salto que se ha producido ha sido espectacular. A falta de las cifras definitivas, que ofrecerá hoy el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, desde las tres de la tarde del pasado día 14 hasta las ocho de la tarde de ayer han muerto en la carretera un total de 61 personas, lo que supone un 40,7% menos respecto a los días equivalentes de la Semana Santa de 2007. Es el dato menos trágico desde que se registran estadísticas en Tráfico. En los 52 accidentes mortales, también resultaron heridas graves 20 personas y otras 34 fueron atendidas de heridas leves.

El año pasado la Operación Especial acabó con 103 muertos. Al igual que en esta ocasión, la nieve cayó en cotas muy bajas, sobre todo en la mitad norte, en los últimos días de vacaciones, pero entonces la lluvia también acompañó el arranque de Semana Santa. En un solo día, el 31 de marzo, murieron 20 personas.

Tráfico ha venido sumando cada cierto tiempo un elemento más al cóctel para luchar contra la mortalidad vial: reforma del Código Penal, carné por puntos, más radares, continuas campañas de concienciación y mensajes en los paneles luminosos de las carreteras. Rubalcaba señaló ayer, en una entrevista en la Cadena SER, "que se trabaja en la buena dirección", pero añadió: "Siempre uno piensa en las personas han perdido la vida y lo que se podía haber hecho para evitarlo". Las asociaciones de conductores animaron ayer a seguir trabajando y alertaron de la tentación del triunfalismo. Según el RACE, han muerto menos personas por "el miedo de los conductores a la cárcel". La Asociación para el Estudio de la Lesión Medular, Aesleme, animó a no bajar la guardia "pues siguen siendo muchas las personas que no han regresado a sus casas o que están en un hospital con lesiones irreversibles".

A las puertas de la tragedia se quedó el viaje de 33 estudiantes cordobeses de entre 16 y 17 años hacia el pirineo leridano, informa Efe.

A pocos kilómetros de Guadalajara, a la una de la tarde, el autocar en el que viajaban comenzó a oler a quemado. Los ocupantes se bajaron en una vía de servicio, y en sólo 10 minutos, el autocar quedó calcinado debido a un cortocircuito. Sólo una alumna tuvo que ser atendida de un ataque de ansiedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de marzo de 2008