Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Farruquito ya sólo tiene que ir a la cárcel para dormir

La prisión destaca el buen comportamiento del bailaor

El bailaor Juan Manuel Fernández Montoya, Farruquito, conducía su BMW sin carné ni seguro en septiembre de 2003 por una avenida de Sevilla y mató con su vehículo a Benjamín Olalla. Se dio a la fuga. Después intentó incriminar a un hermano menor de edad. Finalmente, cuando ya no había salida, ingresó en prisión el 16 de enero del pasado año.

Catorce meses después, ya sólo tiene que ir a dormir a la cárcel y podrá pasar los fines de semanas con su familia.

Instituciones Penitenciarias informó ayer de la concesión del tercer grado al bailaor tras la propuesta de la dirección de la cárcel, que ha atendido al buen comportamiento de Farruquito.

El abogado del artista, Benito Saldaña, informó a Efe de que la concesión del tercer grado se ha confirmado cuando Farruquito se dirigía al penal de Sevilla tras disfrutar de un permiso de fin de semana.

El bailaor disfruta de permisos de salida desde noviembre de 2007, concedidos por la dirección de la prisión también en atención a su "buena conducta y buena integración en la vida penitenciaria".

Junto a los tres años de cárcel por delitos de homicidio imprudente y omisión del deber de socorro, la sentencia del Juzgado Penal 8 de Sevilla le impuso dos multas de 12 meses cada una, con una cuota diaria de 100 euros, lo que equivale a 72.000 euros. El veredicto impuso además a Farruquito una indemnización de 102.483 euros a la viuda de la víctima y de 8.275 euros a cada uno de sus padres.

El beneficio penitenciario del tercer grado, que permitirá a Farruquito regresar a la prisión sólo para dormir, se mantendrá siempre que demuestre tener trabajo.

Tras el suceso Farruquito reparó y ocultó su coche en un taller de Málaga gracias a la mediación de Óscar Benavente, un individuo imputado en el caso Malaya, que investiga la trama de corrupción en Marbella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de marzo de 2008