Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Ola Brunkert, baterista habitual del grupo Abba

El músico sueco murió desangrado en su casa de Mallorca

Ola Brunkert, músico sueco de 61 años, fue hallado muerto en el jardín de su casa de Artà (Mallorca), tras desangrarse durante la tarde del 16 de marzo en lo que se cree fue un accidente doméstico. Baterista de amplio historial, Brunkert fue el motor rítmico de casi todos los temas de éxito de Abba, cuarteto al que acompañó en varias giras internacionales.

Brunkert nació en 1946, aunque las fuentes suecas discrepan en la fecha e incluso en el lugar (Estocolmo u Orebro). Suecia ya acogía en los años sesenta una fértil escena pop y Ola trabajó en el grupo Science Poption. Pero él prefería explorar rincones más oscuros de la música, en los territorios del jazz o el rhythm and blues al estilo londinense (formó parte del Slim's Blues Gang). Fue pionero en la fusión de jazz y el rock, integrándose en Opus III, la banda del guitarrista Janne Schaffer, y en los setenta, ambos comenzaron a trabajar en estudios de grabación.

Björn Ulvaeus y Benny Andersson, los fundadores y compositores de Abba, procedían de grupos más ligeros pero sabían quiénes eran los mejores instrumentistas locales para lo que ellos planeaban hacer: una síntesis de las principales tendencias del pop internacional, calculada para la exportación. Así que desde las primeras sesiones de grabación, en 1972, contaron con músicos como Schaffer y Brunkert.

En contra de lo previsible, las sesiones de Abba resultaban agotadoras. Björn y Benny funcionaban como incansables controladores de la calidad y tenían muy claro lo que buscaban. Además, intentaban descubrir los secretos de cocina de Phil Spector y otros grandes productores, sometiendo a los instrumentistas a todo tipo de experimentos sonoros. Pero ofrecían trabajo regular y bien retribuido y Ola se subió a su vertiginoso carro. Sólo él y el bajista Rutger Gunnarsson aparecieron en los créditos de todos los elepés del cuarteto.

Músico lleno de pundonor, Brunkert llevaba mal los compromisos promocionales de Abba, que le obligaban a hacer play-back en las televisiones. Prefería tocar en directo, aunque fueran conciertos milimetrados donde primaba el espectáculo.

Para desahogarse, ya tenía otros compromisos con músicos de su cuerda: grabó con Thomas Ledin, Bo Nilsson, Jerry Williams, Björn Jasón Lindh, Ted Gärdestad, Ingemar Olsson, Pugh Rogefeldt y en los discos en solitario de Janne Schaffer.

Cuentan que Brunkert se enamoró de Mallorca y, a principios de los ochenta, compró una casa en la urbanización de Betlem de Artà, donde pasaba temporadas. En Suecia, continuaba tocando en grupos de jazz, aunque también participó en una popular orquestina de baile, Simons.

Los primeros resultados de la autopsia apuntan a una muerte accidental, según el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB), al haberse roto la cabeza contra el cristal de la puerta del jardín. El alcalde de Artà, Rafel Gili, considera plausible la hipótesis del accidente y señala que Brunkert llevaba meses deprimido tras la muerte de su esposa. Vivía solo. La policía local tuvo que llevarle varias veces desde el pueblo a su casa entrada la madrugada, pues no estaba en condiciones de llegar por sí mismo, informa Andreu Manresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de marzo de 2008