Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Henry: "Me afecta no ver a mi hija"

El azulgrana achaca su rendimiento a que no juega de ariete y a la ausencia de su familia

Thierry Henry obvió el banquillo y optó por una ducha fría para sofocar su calentura tras ser sustituido el pasado domingo, ante el Villarreal, cuando el equipo casi se despedía definitivamente de la Liga. Era la sexta vez que le cambiaban en los últimos ocho partidos. Vio el final del encuentro en la sala contigua al vestuario, junto con varios empleados del club. Luego, se marchó escopeteado del Camp Nou. "Debía de estar enfadado", sugirió su compatriota Robert Pirès, que fue a buscarle sin éxito. "Me fui porque lo más importante en mi vida es mi hija", sentenció ayer Henry en la rueda de prensa que solicitó para desmentir la versión. "Hablaré en inglés porque así me expreso mejor y se evitan los malentendidos", apuntó, pese a que ya se desenvuelve en castellano. "Me fui por mi hija, lo más importante del mundo para mí", argumentó. La niña, Téa, de casi tres años, vive en Londres y parece que también es la culpa de su rendimiento.

"Intento olvidarme en el campo, pero como ser humano que soy, lo noto"

El francés ha logrado 13 goles en 33 partidos con el Barça, 29 como titular

Tras cuatro años de matrimonio, Henry se separó de Claire, modelo británica conocida como Nicole Merry. Ello le alejó de su hija, ya que no obtuvo la custodia. "En los últimos ocho meses he visto a mi hija cinco veces y así no puedo estar muy contento. Pero esto no tiene que ver con el Barça", esgrimió Henry. "Me afecta no verla. Yo intento olvidarme en el campo, pero como ser humano que soy, me afecta", confesó. Pero también le preocupan otras cosas. "Nunca estoy contento ni satisfecho. No lo he estado en los 14 años que llevo como profesional. Y ahora que los resultados no acompañan, menos. En Inglaterra jugué ocho años en la misma posición. No busco excusas, pero es una constatación", sostuvo. Henry suma con el Barça 33 partidos, 29 como titular. En ellos ha obtenido 13 goles. "Éste es el Henry que veréis en el Barça", sentenció.

Tan seco como cortante, Henry demostró signos de nerviosismo, como mover las piernas constantemente y, por consiguiente, el cuerpo. Habló de lo que quiso. O, lo que es lo mismo, de su hija y poco más. "También quería agradecer a los médicos del Barça su trabajo conmigo, porque han evitado que fuera al quirófano", apuntó, tras lo cual pasó al plano deportivo. "Creamos ocasiones y no sé por qué no llegan más goles. Está claro que el equipo necesita que todos marquemos", puntualizó. Pero del mismo modo que el equipo falla ocasiones, Henry tiró constantemente balones fuera ante otras preguntas. "Estoy al nivel del equipo", dijo para responder a las palabras de Abidal, que defendían que en el equipo cada uno se entrena por su cuenta. "Si eres inteligente, sabrás por qué", contestó a otro periodista que le interrogó por la cantidad de veces que caía en el fuera de juego (48 de los 111 señalados al Barça). "Yo juego en la izquierda", repuso cuando le cuestionaron sobre los problemas del equipo para suplir a Messi. Y cerró el discurso como lo había empezado. "¿Qué esperas mejorar hasta acabar el curso?", le preguntaron. "Si veo más a mi hija, seguro que mejoro", replicó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de marzo de 2008