Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Documental

Garzón visita el infierno

El juez y el periodista Vicente Romero denuncian las cárceles del horror en un nuevo documental de TVE

El horror y la tortura no son historia: se practican cada día en distintos lugares del mundo. Tras El alma de los verdugos, documental emitido en abril pasado por TVE -el lunes pasado, la cadena ofreció un nuevo pase en La 2- sobre la dictadura argentina, el juez Baltasar Garzón y el veterano periodista Vicente Romero se adentran ahora en prisiones secretas e inaccesibles, y en las que los condenados carecen de los derechos más básicos.

El reportaje muestra el lado oscuro de la lucha contra el terrorismo

Javier Pons, director de TVE, presentó ayer Las tinieblas del poder, nueva película documental que La Primera estrenará mañana (23.45) y que recoge testimonios e imágenes, en muchos casos inéditas y de una crudeza extrema de Guantánamo, Abu Ghraib y otros centros de detención similares en Irak y Afganistán. Al acto acudieron Alicia G. Montano, directora de los servicios informativos no diarios de TVE, y Vicente Romero. Garzón, por imperativos de agenda, no pudo acudir a la rueda de prensa, pero intervino desde Costa Rica por videoconferencia. Pons señaló que el documental demuestra que "todavía existen oscuros rincones donde sigue sobrevolando el horror", y calificó el trabajo de "valiente y necesario".

Para el juez, Las tinieblas del poder constituye "un alegato en defensa del uso del estado de derecho y de la justicia". El magistrado recordó cómo el mundo había cambiado después del ataque contra las Torres Gemelas, aquel aciago 11 de septiembre. Para él, el atentado trajo, entre otras consecuencias, la invasión de Irak, "una acción militar" que ha tenido un claro efecto contraproducente. "Irak se ha convertido en el principal campo de entrenamiento de terroristas del mundo y se han producido varios cientos de miles de muertos civiles", subrayó.

El documental, agregó el juez, "pone de manifiesto el lado oscuro de la lucha contra el terrorismo y cómo el hecho de que sobrepasar los límites del Estado de derecho con cárceles, vuelos secretos y torturas lo único que genera son bolsas de impunidad y acciones claramente delictivas". "La represión, los atajos y los trucos sucios no están resultando nada eficaces", añadió.

El reportaje es el resultado de cuatro meses de trabajo. El equipo de Televisión Española que visitó Guantánamo estuvo siempre acompañado por un funcionario de la Administración de Bush que "censuró, cortó y cercenó" parte del material grabado, reconoció Romero. Aun así, pudo ser testigo de cómo un prisionero visitaba la enfermería cargado de grilletes y con los ojos vendados. Las tinieblas del poder también recoge una entrevista clandestina con un representante de la organización terrorista islamista Al Qaeda en Amán (Jordania).

"Estos terroristas han contado que son ahora más fuertes porque la represión de Occidente ha creado irritación entre los pueblos árabes y simpatía hacia ellos", indicó Romero. Por su parte, Garzón declaró vía satélite que él no asistió ni a la visita a Guantánamo ni al encuentro con Al Qaeda.

TVE también grabó sin conocimiento de las autoridades de la cárcel Qal-1-Naw (Afganistán), imágenes de condenados a muerte por terrorismo cuando iban a ser trasladados a Kabul para ser ejecutados.

El documental incluye una entrevista, en un lugar no identificado, con el sargento Joe Darby, quien denunció y difundió las imágenes de torturas a presos iraquíes que dieron la vuelta al mundo. Darby está amenazado de muerte y vive bajo protección del FBI. No faltan las declaraciones de Janis Karpinsky, general al mando de esta prisión cuando saltó el escándalo y degradada por lo ocurrido. Ante la cámara cuenta que había recibido órdenes de los máximos responsables del Pentágono de "tratar a los detenidos como perros".

Asimismo intervienen miembros de organizaciones de derechos humanos. Jean Ziegler, ex diputado suizo y relator de Naciones Unidas, asegura que "Estados Unidos practica el fascismo exterior, la tortura y ha olvidado los principios de su propia declaración de independencia".

Por su parte, el portavoz militar de Estados Unidos en Bagdad, Gregory Smith, admite que en sus prisiones hay 25.000 detenidos a los que el Gobierno de Irak no tiene acceso, y la ministra de Derechos Humanos iraquí reconoce que hay otros 22.000 prisioneros en cárceles secretas, pero que, dada su naturaleza, no se puede hablar de ellas.

Garzón dejó en el aire la posibilidad de preparar otro documental con Romero y echó mano del título de una película de James Bond: "No digas nunca jamás".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de marzo de 2008