Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:DORMIR

Un hotel para ser mimado

RIBERIES, tranquilidad y encanto en el valle pirenaico de Aneu

Baqueira sin atascos es el reclamo turístico del valle de Aneu tras la apertura de nuevas pistas en esta glamourosa estación de esquí. Sin agobios de tráfico y con una oferta estival más diversa y consolidada en el disfrute de la montaña: rafting y piragüismo por el río Noguera Pallaresa, excursiones a pie desde el parque nacional de Aigües Tortes... Y un hotel resurgido de su vieja bota hostelera por el ánimo montañero de Manel Irimia, que se ha atrevido con un edificio de líneas puras y estructura sobria, indiferente a los belenes políticamente correctos de la arquitectura aranesa oficial. Prueba irrefutable de que un hotel de montaña no tiene por qué ser frío ni impersonal sin recurrir de oficio al tópico de la madera esgrafiada o la chimenea de Heidi.

RIBERIES

Categoría: 4 estrellas. Camí de Riberies, s/n. Llavorsí (Lleida). Teléfono: 973 62 20 51. Fax: 973 62 21 32. Internet: www.riberies.com. Instalaciones: garaje, jardín, piscina climatizada, salas de convenciones para 60 personas, 'spa', guardaesquís, salón con chimenea, comedor. Habitaciones: 1 individual, 33 dobles, 1 'suite'; todas con baño, calefacción, aire acondicionado, teléfono, televisión vía satélite, radio, minibar, secador de pelo, albornoz, carta de almohadas, habitaciones para no fumadores. Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados, no admite animales domésticos. Precios: habitación rústica, desde 110 euros + 7% IVA; habitación confort, desde 134 euros + 7% IVA; desayuno incluido. Tarjetas de crédito: Diners Club, Visa, 6000.

Arquitectura ... 8

Decoración ... 7

Estado de conservación ... 8

Confortabilidad habitaciones ... 7

Aseos ... 8

Ambiente ... 8

Desayuno ... 6

Atención ... 8

Tranquilidad ... 9

Instalaciones ... 7

La seña alpina del antiguo hostal se vuelve ahora minimalismo nórdico en piedra, pizarra y cristal. Un bálsamo dadivoso de cielo y bosque, de río susurrante, de cumbres y desfiladeros aún impenetrables.

'Spa' con vistas

Aquí la calma es absoluta, pues la carretera, poco transitada, queda lejos. Y su emplazamiento, al rebufo de unas peñas, idílico. Si no fuera porque los jardines, ordenados de desorden pirenaico, gozan de pocas horas de sol incluso en verano. Quizá a causa de esta inclemencia resalte tanto ese recoleto jardín interior proyectado debajo de la escalera, junto al salón con chimenea y el spa invernal, con vistas a la montaña.

Riberies no es lo que se entiende por un hotel típicamente familiar, pero la atención es próxima al huésped y la atmósfera interior contribuye a generar esa impresión. Una estancia prolongada en él acaba haciendo amigos. Se miman los detalles de acogida, el peeling corporal -20 minutos de masaje con chocolate caliente por 45 euros-, los bártulos del esquiador a su debido recaudo y hasta las apetencias del paladar. El restaurante, en la primera planta, cumple por encima de lo esperado, con elaboraciones sencillas a buen precio y un vino a descubrir cada día. ¡Ah, si los desayunos acompañaran...!

Después de una jornada en la montaña, los dormitorios abrigan ese acto compulsivo de quitarse las botas en un largo suspiro. Abuhardillados en su mayoría, aunque estrechos, atemperan su minimalismo de libro gracias a la calidez que aportan sus tonos almagre, los cabeceros de imitación a piel y el mobiliario funcional en madera oscura, especialmente los taburetes del escritorio y esas piezas conceptuales que se tienen por mesillas de noche. A 13 euros menos se alquilan las denominadas habitaciones rústicas, más adecuadas quizá para familias con niños. Pero éstas son ya otra cosa.

ALREDEDORES

LA COMARCA del Pallars Sobirà, donde se enclava el hotel, cuenta con dos espacios naturales de primera magnitud:el Parc Natural de l'Alt Pirineu (70.000 hectáreas) y el parque nacional de Aigües Tortes i Estany de Sant Maurici, que forman un ecosistema único con el de Ordesa y de los Pirineos franceses. Diversas actividades de multiaventura (rutas a pie, a caballo, en bicicleta de montaña, barranquismo, rafting, piragüismo de aguas bravas...) se pueden contratar en recepción o en Internet. El tramo de Llavorsí hasta La Pobla de Segur, por el río Noguera Pallaresa, es el mejor para practicar rafting, con tramos rápidos y lentos y paradas para poder lanzarse al agua desde los puentes. (www.raftingllavorsi.com).Cuatro estaciones de esquí (Baqueira, Port Ainé, Espot y Tavascan) distan apenas media hora en coche de Llavorsí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de marzo de 2008

Más información