El PSOE rechaza de plano la vuelta de Navantia a la construcción civil

"Si es la condición del BNG, no habrá pacto con Zapatero", dicen los socialistas

"Si Astano es la condición, no habrá pacto con el BNG y punto". Quien firma esta sentencia es el diputado ferrolano, Xavier Carro, número cuatro del PSOE por A Coruña, que ante la pretensión del BNG de condicionar cualquier pacto de gobierno en Madrid al regreso de la antigua Astano al sector civil recriminó a los nacionalistas que el astillero "no es un capricho".

Aunque acostumbran a disentir en casi todo, si en algo han coincidido los tres partidos -PSOE, BNG y PP- en campaña y precampaña ha sido en situar a la antigua Astano en el punto de mira de sus estrategias industriales para relanzar la comarca ferrolana y colocar a Galicia en los puestos de salida de la construcción naval. Hasta aquí la coincidencia. Las tres formaciones tienen su propia receta para el futuro de una factoría vetada por la Unión Europea para el sector civil y sin carga de trabajo propia desde hace un lustro. El PSOE defiende la permanencia de la factoría dentro del "sector público y trabajo asegurado hasta 2014" mientras que el BNG opta por privatizar parte de los terrenos para construir buques civiles. El PP se compromete a renegociar desde La Moncloa el levantamiento del veto comunitario e impulsar un centro de reparaciones en la ría.

"El PSOE firmó un acuerdo en el 2004 [que supuso la disolución de Izar y la venta de los astilleros civiles] que está dando excelentes resultados", afirma Carro. "No vamos a privatizar Astano y embarcarnos en una aventura porque lo diga el PP o el BNG, a cambio de dos votos en el Parlamento". Para los nacionalistas, el regreso de Astano a la construcción naval civil es una de las diez condiciones para un posible pacto con el PSOE. "No entramos a cuestionar el carácter público de Navantia", afirma Francisco da Silva, número tres del BNG en A Coruña, y explica que sus aspiraciones para la factoría pasan por decretar la caducidad de la concesión y segregar parte de los terrenos que Navantia no utiliza para "actividades exclusivamente navales" que se adjudicarían en un concurso público "y nunca a dedo" a una sociedad "privada o incluso mixta".

"Se habló de Barreras", asegura Da Silva, en alusión al proyecto liderado en 2007 por la Consellería de Industria para privatizar Astano, "pero hay otras empresas gallegas interesadas". Da Silva descarta "por completo" un pacto con el PP, aunque ambas formaciones coinciden en la necesidad de privatizar el astillero para abordar el mercado civil.

El PP, a través del presidente provincial y ex alcalde de Ferrol, Juan Juncal, sostiene que renegociar la situación de Astano ante la UE es "exclusivamente una cuestión de voluntad política" y apuesta por crear en Fene un gran centro de reparaciones para el sector naval como "complemento" de la actividad civil que debería retomar la factoría. "Que Astano esté criando telarañas es un lujo que no podemos permitirnos",concluye Juncal. Con 800.000 metros cuadrados de terrenos a pie de ría, el astillero es poco menos que un cementerio industrial. De los 7.000 operarios que empleaba en la década de los 70, quedan apenas 250 que se ocupan de montar los bloques militares de los buques que se montan en las grada de Ferrol, al otro lado de la ría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 07 de marzo de 2008.