Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crédit Agricole supera el 20% de Bankinter y no lanzará OPA

La entidad pierde el permiso si no compra el 30% en junio

Crédit Agricole parece decidido a utilizar la vía diplomática, después de comprobar que por la fuerza el futuro podía ser complicado. El consejero delegado de Crédit Agricole, Gérard Pauget, aseguró ayer en París que la entidad no tiene intención de lanzar una oferta publica de adquisición (OPA) sobre Bankinter, y adelantó que iniciará conversaciones con la dirección del banco "en las próximas semanas". Fuentes del mercado comentaron que este acercamiento podría tener lugar la semana próxima en Madrid, a un nivel ejecutivo muy alto. La entidad española no pondrá objeciones a realizar negocios en común (en banca mayorista o de inversión), pero rechaza que Crédit se siente en el consejo de administración. Para Bankinter, Crédit es un competidor y en el consejo podría conocer información confidencial.

Pauget recordó que el Banco de España le ha autorizado a adquirir hasta el 29,99% del capital de Bankinter. La entidad francesa comunicó ayer que controla el 20,106% de Bankinter. No obstante, la autorización del Banco de España tiene fecha de caducidad. Según fuentes de Crédit Agricole, deberán alcanzar el 29,99% antes del 1 de junio. De lo contrario, la entidad tendría que volver a pedir autorización al supervisor para pasar del 25% al 30%. Es decir, el Banco de España ha dado un plazo de tres meses al banco francés para adquirir un 10% de la entidad fundada por Jaime Botín. Este accionista tiene el 16,3% de Bankinter y ha recibido autorización para alcanzar hasta el 25%. Botín había pedido permiso para lograr el 30%, pero como todavía está muy lejos de este nivel, el Banco de España ha preferido dejar su autorización en el siguiente escalón, el 25%.

El presidente de Crédit Agricole, René Carron, anunció que el beneficio alcanzó los 4.044 millones en 2007, un 16,8% menos que el año anterior. La causa son los 3.220 millones provisionados por la crisis subprime que impactó en su filial Calyon. En el cuarto trimestre, el banco perdió 857 millones por la crisis. Los ingresos aumentaron un 3,6%, pero lo habrían hecho en un 25,5% de no ser por la crisis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de marzo de 2008