Temporal de nieve en el Pirineo y de viento en la provincia de Girona

Las comarcas más septentrionales registraron ayer la mayor nevada del año

Los empresarios de los sectores de la hostelería y del esquí del Pirineo están felices porque las nevadas de los últimos días han dejado unos espesores de nieve de más de medio metro. Con esta cantidad de nieve está garantizada la práctica del esquí durante las vacaciones de Semana Santa en todas las pistas, si no llueve o aumenta bruscamente la temperatura.

El temporal de nieve, el más importante de la temporada, será muy positivo para el esquí, pero también para que los ríos puedan recuperar unos caudales muy disminuidos por la falta de lluvias, aunque ayer todavía nadie aventuraba en qué proporción las nuevas nieves paliarán la sequía. En toda Cataluña ayer las temperaturas cayeron entre 6 y 12 grados respecto al día anterior.

La nieve, que ha blanqueado incluso amplias zonas del norte de la Noguera, ha mejorado las perspectivas turísticas para la Semana Santa y hará que el nivel de ocupación durante esas fiestas roce el pleno. "Este temporal no es nada extraordinario. Es un fenómeno habitual en esta época del año y lo único que pedimos es que no se cree alarma cuando se informe del tiempo", señaló Juan Antonio Serrano, presidente de la Federación de Hostelería de Lleida.

Otro efecto del temporal fue que 318 alumnos de seis escuelas de las comarcas del Alt Urgell, Alta Ribagorça, Solsonès, Pallars Jussà y Pallars Sobirà no pudieron acudir ayer a clase porque la nieve acumulada obligó a suprimir líneas de transporte escolar. Los colegios afectados fueron los de Rialp, Ribera de Cardós, Esterri d'Àneu, Espulga de Serra, La Closa y La Coma. El Departamento de Educación informó de que todos los colegios de El Pont de Suert se cerraron a partir de las 14.00 horas.

La nieve caída durante la noche del martes ocasionó los habituales problemas de movilidad en 20 carreteras del norte de Lleida, por lo que el uso de cadenas fue obligatorio para poder llegar a las estaciones de esquí de Espot, Boí-Taüll y Baqueira Beret y para circular por las carreteras de acceso al túnel de Vielha desde Vilaller y a los puertos del Cantó y La Bonaigua, donde también se restringió el paso de camiones y autocares.

Las bajas temperaturas y el fuerte viento, con rachas de hasta 143 kilómetros por hora, obligaron a cerrar al público por motivos de seguridad las estaciones de Baqueira Beret, Boí-Taüll, Espot Esquí, Portainé y Tuixén-La Vansa, y todos los complejos del Principado de Andorra.

Salidas de bomberos

En la provincia de Girona, el temporal, de viento y granizo en este caso, obligó a que los bomberos hicieran más de un centenar de salidas para retirar árboles caídos o a causa del desprendimiento de vallas publicitarias, tejas y elementos de fachadas.

En la ciudad de Girona, rachas de hasta 85 kilómetros por hora arrancaron un plátano centenario de más de 25 metros de altura en el parque de la Devesa. El árbol cayó en una zona abierta y no ocasionó daños. El viento también levantó unas placas de la marquesina de la estación de autobuses sin causar daños personales.

Los bomberos tuvieron que intervenir para apagar un pequeño incendio en Agullana (Alt Empordà) y para retirar unas planchas metálicas de una gasolinera en la autopista AP-7, a la altura de Garrigàs. El temporal también arreció con fuerza en la Garrotxa y en el Ripollès, donde la caída de unos árboles obligó a cortar la carretera C-26 a su paso por la Vall de Bianya. La estación de esquí Vallter 2000 tuvo que cerrar las instalaciones a causa del viento y la nieve.

En Portbou, Roses y Llançà (Alt Empordà) la tramontana de más de 125 kilómetros por hora obligó a amarrar la flota pesquera durante toda la jornada.

En cuanto a la nieve, la comarca de la Cerdanya registró ayer acumulaciones de hasta 20 centímetros y temperaturas de 10 grados bajo cero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 05 de marzo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50