Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Annemarie Renger, primera presidenta del Bundestag

Fue una de las caras que identificaron a la llamada República de Bonn, cuyo Parlamento presidió como primera mujer y primera socialdemócrata entre 1972 y 1976. Annemarie Renger, que murió el lunes en Oberwinter (cerca de Bonn), nació en 1919 en una familia obrera vinculada al Partido Socialdemócrata Alemán (SPD). Su padre, Fritz Wildung, carpintero, fue concejal socialdemócrata y fundador del Comité de Deportes Obreros e Higiene. Su madre, Martha, militó en el SPD desde 1907.

Aunque participó en las actividades de las juventudes socialdemócratas desde niña, Annemarie Renger no se afilió al partido hasta el hundimiento del régimen nacionalsocialista y el fin de la prohibición en 1945. Viuda de guerra desde 1944 y madre de un niño, Renger conoció aquel año al primer presidente del SPD tras la Segunda Guerra Mundial, Kurt Schumacher. Pronto sería la secretaria personal y mano derecha de Schumacher, líder de la oposición que, pese a las graves enfermedades adquiridas en casi 12 años en campos nazis de concentración, reorganizó el partido y estuvo cerca de ganar las elecciones de 1949.

Cuando murió Schumacher en 1952, Renger saltó a la política activa. En 1953 logró un escaño parlamentario que no abandonó hasta 1990. Tras las revueltas estudiantiles del 68 y los movimientos sociales que sacudieron la República Federal de Alemania (RFA) a finales de los sesenta y primeros setenta, los socialdemócratas alcanzaron la primera mayoría parlamentaria de posguerra en 1972.

El Gobierno de coalición entre el SPD y los liberales, presidido por Willy Brandt desde 1969, obtuvo así la sanción del electorado. El éxito llevó a Renger a la presidencia del Bundestag: por primera vez una mujer ocupaba el segundo cargo de la República tras el presidente. Cuando la sustituyó el cristianodemócrata Karl Carstens, Renger explicó que había "logrado lo que quería: está demostrado que una mujer es capaz de hacerlo".

Se alineaba Renger en el ala derecha del SPD, de la que fue cabeza visible primero en la llamada "sección de alcantarilleros" y después en el "Círculo de Seeheim". Estos grupos conservadores en los valores y cercanos a los sindicatos ofrecieron un contrapeso a las pujantes nuevas generaciones socialdemócratas de finales de los sesenta que, al socaire de las masivas protestas estudiantiles, trataron de influir en el partido.

En 1979, el SPD propuso a Renger para la presidencia de la RFA, pero la falta de mayoría parlamentaria dio el cargo a Carstens. A Renger le quedaban casi 10 años como vicepresidenta del Parlamento de Bonn, que abandonó sólo tras las primeras elecciones que siguieron a la unificación alemana de 1990. La República de Bonn, de la que fue uno de los políticos más destacados y apreciados, estaba en las últimas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de marzo de 2008