Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La afiliación se recupera tras el desastre de enero

El avance del paro eleva un 18% el gasto en desempleo

La afiliación a la Seguridad Social ha recuperado el pulso tras el mal comienzo de año. El mes pasado se cerró con 91.327 cotizantes más que en enero, lo que supone un tímido aumento del 0,48%. Se trata del primer dato de creación de empleo desde el tercer trimestre del año pasado. Entre septiembre y diciembre de 2007, la economía destruyó puestos de trabajo, según la encuesta de población activa. Aunque no es exactamente comparable con la Seguridad Social, ambos indicadores dan una idea de la evolución del empleo.

Los cotizantes que ha ganado la Seguridad Social en febrero son menos que los contabilizados en el mismo mes de 2007, pero permiten dejar atrás el balance de enero, que arrancó con una pérdida de más de 200.000 cotizantes, el peor dato desde que se registran los afiliados medios. Éste es el último dato de afiliación que se conocerá antes de las elecciones. La suma de nuevos ocupados ha sido uno de los logros más exhibidos por el Gobierno socialista durante la legislatura. Pese a la desaceleración de los últimos meses, los afiliados suman 19,2 millones de media, un 13,95% más que cuando el PSOE llegó al poder.

La evolución de las distintas actividades refleja el momento que vive la economía. La construcción siguió perdiendo afiliados (13.806 en febrero), mientras la hostelería encabezó la lista de profesiones que ganan ocupados. También crearon empleo las actividades sanitarias y de servicios sociales, un fenómeno que el Ministerio de Trabajo atribuye a los puestos que crea la ley de la dependencia.

Más gasto

Más allá de la afiliación, el aumento del paro está impactando en las arcas públicas. En enero, último mes para el que existen datos en este apartado, los beneficiarios del desempleo sumaron 1,6 millones, un 12,8% más que en el arranque de 2007. Más que el número creció el gasto total en esas prestaciones: un 18% en el año. Esa brecha obedece a que los nuevos beneficiarios del paro suelen tener derecho a una prestación más elevada por haber cotizado por una base más alta. El gasto medio por beneficiario a principios de 2008 asciende a 1.021 euros.

La mayor parte de quienes cobran el desempleo perciben prestaciones contributivas (es decir, han cotizado por ellas). Un 27,5% del total percibe el subsidio, que se asigna a quien no ha logrado reunir cotización suficiente para acceder a la prestación o a quien ya la ha agotado.

Andalucía es la comunidad autónoma con más perceptores del desempleo (casi medio millón). Le siguen, a mucha distancia, Cataluña y Madrid. Los territorios con menos beneficiarios del paro son Melilla, Ceuta, La Rioja y Cantabria.

Los extranjeros aún constituyen una parte poco significativa de los perceptores del desempleo (el 10%, un peso similar al que tienen en la población y en la cotización a la Seguridad Social). No obstante, en el último año han experimentado un avance del 52%, vinculado al declive de la construcción y de algunos servicios en los que los extranjeros tienen gran presencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de marzo de 2008