Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:

El 'decoupling'

¿Se acuerdan de lo que pasaba antes del estallido de las dot.com, que creíamos que se habían acabado los ciclos? Pues algo parecido viene sucediendo desde hace unos años a raíz de la creciente fortaleza de las economías emergentes. Hace tiempo que hablamos del decoupling, esto es, del desacoplamiento entre los principales motores de la economía mundial. Parecía hace tan sólo un año que la economía estadounidense podía resfriarse y hasta coger una gripe sin que las europeas, asiáticas o emergentes de otros continentes sufriesen apenas unos meros síntomas de ese mismo resfriado. Hoy, tras el fuerte correctivo de la economía estadounidense, la extensión del problema de las hipotecas de mala calidad y el encarecimiento de las materias primas, parece que volvemos a ser lo que éramos, es decir, que la economía mundial está tan unida como siempre. ¿O no?

El desacoplamiento entre los principales motores de la economía mundial (el 'decoupling') va por barrios

Empecemos por los mercados de valores. Caídas acumuladas en casi todas las plazas desde el inicio del año. No digamos en Europa (alrededor del -14%), ni en Asia (alrededor del -12%), donde, por cierto, lideran las caídas en India y China (arriba del -14%). Pero no así en América Latina, donde los emergentes de allá se mantienen en alzas acumuladas en lo que va de año, modestas, si se quiere, del +2%, pero que ya las quisiéramos los demás. Estados Unidos van menos mal que los europeos y asiáticos. Continuemos con el crecimiento, donde las cosas pintan más homogéneas en términos de crecimiento desacelerado, aunque mucho más intenso en las economías más avanzadas, algunas de las cuales rozan la recesión. Así, frente a las perspectivas para 2008 elaboradas por el Fondo Monetario Internacional en octubre de 2007, con crecimiento en los países avanzados al 2,2% y en los emergentes al 7,1% (4,4% para la economía mundial), las perspectivas de enero pasado implican un cierto contagio generalizado, con crecimiento del 1,8% para los avanzados y del 6,9% para los emergentes (el 4,1% para el mundo).

Dicho esto, no creamos que la economía mundial es tan monolítica como lo era antes de los avances de la globalización, como no podía ser de otra forma. Decoupling, haberlo... haylo, lo que pasa es que va por barrios.

José A. Herce es profesor de la Escuela de Finanzas Aplicadas (Grupo AFI).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de marzo de 2008