Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2008 | La aportación de los extranjeros

El PSOE equipara a Rajoy con la ultraderecha francesa y alemana

El PSOE considera que las propuestas electorales que el candidato del PP, Mariano Rajoy, desgrana cada día en relación con la inmigración le sitúan "en las posiciones de la extrema derecha europea".

Los socialistas sostienen que, a medida que avanza la campaña, el líder del PP "va endureciendo su discurso, presentando a los inmigrantes como una amenaza". "Rajoy apela a sentimientos racistas y xenófobos", concluye el PSOE.

Los socialistas han comparado pasajes de los discursos que Rajoy pronunció el miércoles en Canarias, la comunidad más afectada por la llegada de cayucos con cientos de inmigrantes irregulares a bordo, con las consignas de la ultraderecha alemana y francesa. El PSOE asegura que su frase "no cabemos" es habitual en los carteles de formaciones como Die Republikaner-REP y NPD. Para demostrarlo, los socialistas aportan uno de esos carteles: sobre la imagen de un barco con la bandera alemana lleno de personas, entre las que destacan árabes y negros, aparece la frase: "¡El barco está lleno!".

También recuerda el PSOE que, en Francia, Jean Marie Le Pen, líder del Frente Nacional, concurrió a las elecciones presidenciales con el lema: "Los franceses primero". Una idea parecida, según los socialistas, a otra frase que pronunció Rajoy en Canarias: "Que los derechos de los españoles no se vean perjudicados por los derechos de todos los demás".

Respecto al contrato de integración propuesto por el líder del PP, señalan un párrafo del programa del Frente Nacional: "No es suficiente proponer un contrato de integración incorporando un buen conocimiento de la lengua francesa. Se debe tener en cuenta un conjunto de elementos culturales, sociales y lingüísticos que revelen un recorrido exitoso de inserción".

Mariano Rajoy declaró durante su intervención el pasado miércoles en un mitin convocado por el PP en Canarias: "[Los inmigrantes] tienen que comprometerse a asumir las costumbres españolas. Yo comprendo que hay otros países donde hay poligamia. Pero aquí no, y no vale con que me digan que tienen que cumplir la ley. Tienen que comprometerse".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de febrero de 2008