Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2008 | Campaña electoral

El PSE abandera la "España plural"

Los presidentes de Cataluña, Aragón y Castilla-La Mancha acuden a Vitoria para defender el desarrollo del actual modelo autonómico

Los socialistas se presentaron ayer como única garantía de respeto a la diversidad identitaria, cultural y lingüística de la "España plural" y para ello invitaron a Vitoria a tres de sus presidentes autonómicos de comunidades muy diversas: el catalán José Montilla, el aragonés Marcelino Iglesias y José María Barreda, de Castilla-La Mancha. Con el presidente del Senado, Javier Rojo, quien ejerció como anfitrión, a la cabeza, defendieron las bondades de las reformas estatutarias abordadas durante la legilsatura recién concluida como "un derecho de las comunidades autónomas".

El acto se convirtió en una reivindicación del Estado autonómico a partir de su diversidad. "En democracia, el avance en el desarrollo de la España plural sólo ha sido posible con gobiernos socialistas", sentenció Montilla.

Iglesias recordó la necesidad de "la lealtad al conjunto" para que el país crezca en equilibrio, tras dos siglos de centrifugación de las fuerzas productivas en España. "Para ello, es fundamental el desarrollo en infraestructuras y comunicaciones", añadió.

Barreda, fiel discípulo en la vocación oratoria de su predecesor en el cargo, José Bono, aunque más erudito, acudió a la poesía para reivindicar el mensaje optimista de la España plural. Recordó los famosos versos de Jaime Gil de Biedma ("De todas las historias de la Historia / sin duda la más triste es la de España, / porque termina mal") para llevar la contraria al poeta. "Hemos dejado atrás y para siempre aquel pronóstico", sostuvo.

Los mandatarios aragonés y catsellano insistieron en las virtudes del sistema autonómico y de sus reformas. "Sirven para ponernos a la altura de los tiempos, tras 25 años de autonomía", señaló el primero.

Montilla, quien leyó su intervención, fue más allá y profundizó en la diversidad nacional de España. "Hay quienes, como el PP, desearían que no existieran otras realidades nacionales diferentes a la española y no quieren reconocerlas", sostuvo.

A ellos se suman, siguió, los que como los nacionalistas vascos o catalanes piensan que "a toda nación debe corresponder un Estado y niegan la posibilidad de la doble o triple identidad de los ciudadanos". Frente a esa actitud, contrapuso el compromiso de su partido en favor de la España plural, que "puede ayudar a desacomplejar la mirada que tenemos sobre nosotros mismos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de febrero de 2008