Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS CLAVES DEL DEBATE | ELECCIONES 2008 | El cara a cara en televisión

Lo que no hay que hacer

- No meter la pata. La primera regla de oro. Dado el casi empate técnico que mantienen los dos grandes partidos, más de un experto considera que el debate que se celebrará mañana está norma se vigilará hasta el paroxismo. "Así que va a ser un partido a la italiana. Los dos muy cautos, sin arriesgar, esperando el fallo del contrario", comenta José Juan Toharia, presidente de Metroscopia.

- No sacar la pierna. "En un plató de televisión favorece sobre todo el color azul. Los trajes deben de ser serios, con las hombreras bien colocadas, con colores en las camisas que den luminosidad", explica Paz Herrera, de la agencia de imagen Qué Me Pongo. Conviene, al tomar asiento, sentarse sobre el extremo de la chaqueta para evitar arrugas. "Los zapatos, de cordones, y el calcetín que cubra bien al sacar la pierna".

- No enfadarse. Nicolas Sarkozy ganó el debate televisado en las elecciones francesas cuando logró sacar a Ségolène Royal de sus casillas. "Ségolène tenía razón", apunta Toharia, "pero al enfadarse perdió el debate". No conviene tampoco pasarse de listo, ni de chistoso ni de gracioso. Ni arrogante: "La audiencia tiende a ponerse en contra de la persona despectiva", comenta Pablo Lizcano, de la empresa de Comunicación B + C.

- No gesticular en exceso.

Conviene hacer los gestos necesarios. Nada de movimientos en forma de aspa ni muecas raras. Es importante que el mensaje se acompañe de los movimientos de manos justos. "Así, en el momento en que se quiera enfatizar algo de verdad, vendrá bien usar un gesto determinado, y quedará realzada la idea que se quiere recalcar", explica José Luis Arceo, catedrático de la Universidad Complutense especializado en Comunicación Política e Imagen Pública.

- No mentir.

Para Daniel Rodríguez, de 6W Comunicación, esto es lo peor que puede hacer un político en un debate de estas características. Tampoco es aconsejable dejar preguntas sin responder o cuestiones en el aire. "Aunque sea brevemente, hay que ir a por todas", añade.

- No mirar al moderador. Hay que mirar a los ojos del contrincante porque de otra forma, según explican los expertos, da la sensación de que quieres rehuirle. Hay muchos políticos que en un debate de estas características optan por dirigirse al moderador que les formula las preguntas y no directamente a su oponente: error.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de febrero de 2008