Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2008 | Campaña electoral

Llamazares clama en el desierto

IU es el único partido que se opone a los casinos de Los Monegros - También da otras batallas en solitario como pedir que se amplíe la ley del aborto

Gaspar Llamazares se fue ayer a Zaragoza a clamar en el desierto, literalmente hablando. Izquierda Unida es la única fuerza política que se opone al macroproyecto bautizado Gran Scala, con el que un grupo de inversores extranjeros pretende levantar 32 casinos, 70 hoteles y varios parques temáticos en la estepa de Los Monegros. Un "monstruo insostenible" en pleno desierto, en 2.000 hectáreas de suelo donde hoy no hay ni gente ni agua ni luz, y al que el Gobierno de Aragón (PSOE-Par) ya ha dado su entusiasta visto bueno porque traerá una lluvia de millones y turistas. El "esperpento" de Gran Scala parece una metáfora de algo que será seña de campaña de Llamazares durante estas dos semanas: sus batallas en solitario por asuntos por los que el PP y el PSOE hace tiempo que pasan de largo.

Izquierda Unida es, por ejemplo, el único partido que se opone a la carrera de bajada de impuestos, el único que exige la revisión del Concordato con la Iglesia católica, el único que apuesta abiertamente por ampliar el derecho al aborto y despenalizar la eutanasia. El "festival bipartidista" en el que, según Gaspar Llamazares, se ha convertido la pelea electoral lo margina a él de la contienda, pero a la vez le permite subrayar aquello que lo convierte en referente de un electorado "de verdad, de izquierdas", y a ése va a dirigirse.

"Monstruo insostenible"

En Los Monegros ha encontrado argumentos (aunque el desierto, Llamazares no lo pisó. Denunció el asunto en rueda de prensa en un hotel). "La política medioambiental del PSOE es esquizofrénica", protestó ayer el candidato a la Presidencia del Gobierno. "Organizan en Zaragoza la Expo del Agua, la del desarrollo sostenible, y a la vez quieren montar Las Vegas en el desierto de Los Monegros. El sueño de la especulación produce monstruos y éste, desde luego, es un monstruo insostenible", dijo, antes de anunciar "medidas legales", que no concretó, contra el proyecto si éste sigue adelante.

La soledad permite destacar el mensaje, aunque eso no siempre resulta popular. En Aragón, casi todo son voces a favor de Gran Scala: el Gobierno, los agricultores, los empresarios... Se oponen los ecologistas, las asociaciones de ludópatas e Izquierda Unida. "Eso nos deja en una situación difícil: ¿cómo le explicas a la gente de aquí que un proyecto con 17.000 millones de euros de inversión es algo muy malo, cuando ésta es una comarca olvidada que está pidiendo inversión a gritos? ¡Lo ven como el maná! Pero la realidad es otra: montar esa ciudad fantasma en la estepa monegrina es una locura ecológica, es perverso, y no saldrá gratis", insiste Patricia Luquín, candidata de IU por Zaragoza, que baraja llevar el asunto a la Unión Europa.

Y de Los Monegros, a la energía nuclear -"sólo IU plantea un calendario para cerrar todas las centrales en 2025. El PSOE llegó a un acuerdo con nosotros y luego ni lo ha metido en el programa", recordó Gaspar Llamazares-. Y, de las nucleares, al gasto social: "Con el programa económico del PSOE, necesitaríamos 40 años para converger con Europa en gasto social. Ésa es la asignatura pendiente en España".

El candidato cerró el día con un mitin ante 600 personas en el polideportivo municipal de Zaragoza, y allí volvió a arremeter a la par contra PP y PSOE, contra el bipartidismo que hace de "corsé de la democracia" y da lugar a "muermos" como el debate Solbes-Pizarro del pasado jueves en Antena 3. "¿Oyeron a alguno de ellos hablar de precariedad laboral, de las personas con menor renta, de la insostenibilidad del modelo? No, ellos sólo hablaban de macroeconomía", soltó Llamazares con evidente disgusto, cansado de recurrir ante la Junta Electoral para que haga un hueco a IU en esos debates, como fuerza política nacional. Harto de dar batallas con un solo soldado.

Las frases

- "PSOE y PP se reparten

a los ciudadanos como un cortijo. Sin IU no hay giro

a la izquierda".

- "Cuando la derecha habla de cabeza, embiste. La única cercanía de la derecha es a la cartera".

- "El PSOE pide el voto útil para luego convertirlo en inútil pactando con la derecha nacionalista".

- "Frente al terrorismo hay que utilizar todos los mecanismos: la persecución

y también la política".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de febrero de 2008

Más información