Casi 3.000 docentes imparten clases en los centros con contratos precarios

El Tribunal Superior investiga si las pruebas favorecen injustamente a los interinos

Los aspirantes a ser profesores en la escuela pública tendrán este año otra oportunidad. La Consellería de Educación celebrará oposiciones para cubrir 2.008 plazas en Infantil, Primaria, Secundaria, FP, escuelas de idiomas y centros de música y artes escénicas. En los dos últimos años, la Xunta ha organizado pruebas para ocupar otros 3.800 puestos docentes con el objetivo de reducir la precariedad laboral de los interinos que imparten clase en las aulas gallegas. Tras los exámenes del año pasado, unos 1.400 profesores con contrato temporal se convirtieron en funcionarios. Ahora, de los 31.482 docentes que ejercen en el sistema público, 2.830 están en situación precaria, es decir, un 9%.

De los 31.482 docentes, 2.830 trabajan con un contrato temporal

Educación presentó ayer la nueva oferta pública de empleo a los sindicatos, con los que negociará en los próximos días las reglas de juego que regirán las pruebas. No se prevén muchos cambios con respecto a la convocatoria del año pasado, pese a que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia ha abierto una investigación para dilucidar si la regulación de los exámenes favorece de manera injusta a los profesores interinos frente a aquellos aspirantes que aún no han conseguido meter la cabeza en el sistema.

La denuncia ha sido presentada por un grupo de opositores que acusa a Educación de incurrir en irregularidades para beneficiar a los interinos. Agrupados en la Asociación Galega de Opositores e Opositoras do Ensino, critican que en la nota final pese más el baremo que el currículo o los conocimientos sobre la materia que se va a impartir y que los interinos, a diferencia del resto de aspirantes, no estén obligados a exponer el tema ante el tribunal sino que lo puedan redactar "en su casa". Las listas de interinidad, prosiguen los denunciantes, no se rehacen tras los exámenes, por lo que personas que suspendieron quedan situadas por delante de otras que sí aprobaron.

"Lo que se consigue es rebajar el nivel de las pruebas y, por ende, el de la enseñanza pública en general, dejando fuera a candidatos que demostraron estar mejor preparados", lamentan los denunciantes, que esgrimen que el sistema vulneran los principios de igualdad, mérito y capacidad que, según la Constitución, deben regir el acceso a la función pública. Eduardo Pérez Mazaira, abogado de la asociación, afirma que la Administración "recorta el nivel de exigencia" a los interinos por "miedo a una quiebra del sistema".

Los sindicatos, en cambio, piden seguridad para los interinos. "Este tipo de ofertas amplias deben de hacerse en el marco de un acuerdo de estabilidad que no ponga en peligro el empleo del profesorado que está en estos momentos trabajando, garantizándole que el año que viene va a seguir teniendo empleo", defienden desde la CIG.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Aparte de la anunciada ayer, Educación tiene previsto convocar en un futuro próximo otras dos ofertas de plazas de profesorado. La meta es reducir a menos del 5% el porcentaje de docentes interinos y sustitutos, tal y como establece el acuerdo firmado con las centrales en 2006. José Fuentes, de CC OO, calcula que con los 2.000 puestos que se cubrirán después de las oposiciones de este año, la temporalidad en la educación pública gallega rondará el 7% y se situará a sólo dos puntos del objetivo prometido por la Xunta. Comisiones destaca que este año por primera vez son una excepción los profesores no funcionarios que llevan una década en esta situación.

De las 2.008 que se ofertan este año, 928 son para maestros, 932 para enseñanza secundaria, 84 para FP, 29 para escuelas de idiomas y 35 para conservatorios y centros de artes escénicas. De estos puestos, 125 son de nueva creación. La conselleira de Educación, Laura Sánchez Piñón, explica que los objetivos de estas convocatorias masivas impulsadas por su departamento son "reducir la precariedad del empleo", reemplazar a los maestros que se han jubilado e incrementar el personal con el que cuentan los colegios e institutos.

Educación permitirá presentarse este año a medio centenar de interinos de Secundaria y FP que no tienen el título superior requerido. Estas personas entraron en las listas de trabajo temporal de la consellería cuando no se exigía ese nivel de estudios para presentarse a las pruebas y han quedado fuera hasta ahora del resto de convocatorias. Esta vez, sólo se les pedirá un requisito: deberán acreditar que llevan al menos dos años de experiencia docente en la especialidad a la que aspiran.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS