La Audiencia reabre el 'caso Barón' y ordena nuevos interrogatorios

Varios testigos relatan amenazas del ex jefe superior de Policía a un mando

El caso Barón, la denuncia presentada en marzo de 2004 por un comisario del Cuerpo Nacional de Policía contra el entonces jefe superior del Cuerpo en Euskadi, Enrique Barón, por un supuesto delito de acoso laboral, se reactiva. La grabación de una conversación telefónica mantenida entre un responsable de la jefatura policial y una funcionaria del Ministerio del Interior que trabaja en la misma jefatura en la que se "viene a admitir cómo [Barón] insultaba y amenazaba" al comisario denunciante ha motivado la medida. Con esta nueva prueba de cargo, la Audiencia vizcaína, que sobreseyó provisionalmente el caso en mayo de 2005 a falta de nuevas pruebas, ha ordenado su reapertura.

El titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Bilbao deberá ahora investigar los supuestos tratos vejatorios y denigrantes de Barón contra el comisario, conducta tipificada como un delito contra la integridad moral (mobbing o acoso laboral). El juez ha fijado ya la fecha para las tres declaraciones de testigos ordenadas por la Audiencia: el próximo 21 de febrero. Barón fue nombrado jefe superior de Policía de Madrid en septiembre de 2005, cargo que sigue ocupando.

Denuncia falsa

La Sección Segunda de la Audiencia vizcaína que ha reabierto el caso, presidida por la magistrada María Jesús Erroba, fue la misma que ya estimó la petición del letrado del denunciante para que el caso no se cerrase totalmente (sobreseimiento libre). Lo dejó en provisional ante la posibilidad de que surgieran nuevas pruebas y así ha sido. En aquel auto, el tribunal daba carpetazo definitivo a la acusación de malversación de fondos contra Barón, la otra parte de la denuncia presentada por un comisario con 40 años de servicio en Euskadi.

Tras el cierre provisional de la causa, Barón se querelló contra dicho comisario por denuncia falsa. La misma Audiencia, en este caso su Sección Sexta, le absolvió en julio pasado y ya entonces apuntaba: "No hay prueba concluyente de que la imputación [del comisario contra Barón] fuera absolutamente incompatible con la verdad, pues hay al menos una testigo que afirma haber visto un trato" con expresiones que revelan la "actitud despectiva" del jefe policial con el citado mando.

En el auto de reapertura, notificado en enero pasado, la ponente, de nuevo Erroba, aclara que en su momento no se cerró el caso definitivamente "no tanto porque los hechos denunciados [el acoso] no revista caracteres de ilicitud penal como por una cuestión de dificultad probatoria". Ahora se ha aportado la grabación de una conversación entre un testigo que ya declaró en la primera instrucción (un responsable de la jefatura de Bilbao) y una funcionaria del ministerio, quien grabó la charla en su móvil.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La conversación fue un intercambio de impresiones en el que el primero "viene a admitir" que Barón "insultaba y amenazaba" al comisario. "En la conversación mencionada no se concretan hechos ni se sitúan en el tiempo y espacio" añade la juez, pero sí se reconoce que Barón "insultaba, amenazaba, humillaba y maltrataba" al denunciante. Y también que el jefe policial había "reunido a todos los funcionarios" llamados como testigos y que "éstos habían sido recompensados" para evitar que respaldasen ante el juez la denuncia.

La funcionaria dijo también haber presenciado "al menos en dos ocasiones insultos y malos tratos" de Barón hacia el denunciante. La Audiencia ordena ahora al instructor que tome declaración a ambos, para que la primera concrete las "amenazas y vejaciones" y el otro interlocutor aclare las contradicciones entre su declaración judicial y la grabación. El tercer testigo será un sindicalista que ante el juez se refirió al "maltrato verbal" de Barón al comisario.

La nueva prueba de cargo

- Jefe de la sección administrativa de Gestión en la Jefatura Superior de Policía de Bilbao: En la grabación este responsable de la Jefatura viene a admitir que Barón "insultaba y amenazaba" al comisario denunciante, llegando incluso a identificar su situación con la sufrida por las mujeres maltratadas por sus parejas.

- Funcionaria del Ministerio del Interior destinada en la Jefatura de Bilbao: "Era el tema de que lo tenía..., le insultaba, le amenazaba".

- Jefe de Gestión: "Que sí, que sí".

- Funcionaria. "Eso lo he vivido yo. Lo has vivido tú y lo ha vivido todo el mundo".

- Jefe de Gestión: (...) "Está la filosofía del maltrato. Es el mismo en todos los aspectos de la vida".

- Funcionaria: "Yo he presenciado conversaciones que lo ponía a parir".

- Jefe de Gestión: "Que sí, que sí, pero a gritos. Pero a gritos y aquí, en los pasillos [de la Jefatura]"

- Funcionaria: En otro momento de la conversación asegura: "Para aguantar a Barón hace falta valor, ¿eh? Yo he presenciado cosas, ¿eh? Y lo trataba a baquetazos, ¿eh? Yo creo que [el comisario] se metió a denunciarle porque sabía que tenía testigos que podían avalarle y luego por culpa de Barón, os achantó a todos y a callar todos (...) Pero él pensaba que tú, diciendo lo que habías visto, lo que habías oído, lo que...".

- Jefe de Gestión: "Éso no se puede resolver en un juzgado".

- Funcionaria: "Es que estaba ya tan humillado (...) y le tenía pánico" (...) "Todos los testigos se pasaron de bando".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS