Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Barreras oficiales para los sordos

El Ayuntamiento de Jaén es el primero en contar con dos intérpretes

Las personas sordas ven aumentadas sus barreras cuando salen de su ámbito familiar y necesitan formalizar cualquier trámite. Por ejemplo, cuando acuden a su ayuntamiento a pedir cualquier certificado, pagar un tributo o demandar información. En Andalucía hay casi 160.000 sordos, de los que unos 80.000 tienen sordera profunda y necesitan el lenguaje de signos. Sin embargo, hasta ahora la implicación municipal en este campo ha sido escasa, pues apenas media docena de consistorios -Málaga, Granada, Cádiz, Jerez, Andújar y Ronda- disponen de un intérprete para acompañar a las personas sordas en las gestión administrativa.

El Ayuntamiento de Jaén ha querido ahora dar un paso más y se ha convertido en el primero en contar con dos intérpretes, que además extienden su trabajo a la traducción de las declaraciones de los concejales en sus comparecencias públicas para su emisión por las televisiones locales.

El Consistorio ha cedido terrenos para la construcción de un centro

Carmen Carrasco y Ana Cristina Lara son las dos intérpretes que, desde este mes de febrero, se encuentran contratadas por el Ayuntamiento para ponerse al servicio de las personas sordas. Una de ellas trabaja en el registro municipal, mientras que otra se encarga de otras áreas, todo ello además de la traducción de las comparecencias de los ediles y de los plenos, faceta esta última que se presta desde el inicio del actual mandato.

"Queremos acabar con las barreras en la comunicación para este colectivo; no sólo queremos que estén presente en las áreas del ayuntamiento, también que acompañen a aquellas personas que lo necesiten al médico o a cualquier gestión que nos requieran en la ciudad", señala la concejal de Apoyo a la Familia, Dolores Herrera, que destaca que en la selección de las intérpretes ha participado la Asociación Provincial de Personas Sordas de Jaén, Aprosoja.

No queda ahí la colaboración del Consistorio. También ha cedido unos terrenos de 2.200 metros cuadrados en la zona norte de la ciudad a la asociación Aprosoja para la construcción de un centro para atender a las personas sordas, en especial a los niños, con el fin de que puedan acceder a los mismos conocimientos que el resto de niños. La Federación Andaluza de Asociaciones de Sordos (FAAS) tiene constancia de la existencia de 129 intérpretes de lengua de signos en Andalucía, de los que 78 están dedicados a los cursos de formación ocupacional, 38 para los servicios que demandan las personas sordas y 13 para la comunidad universitaria.

Teniendo en cuenta que son unas 80.000 las personas con sordera profunda, en Andalucía cuenta un intérprete para poco más de 600 sordos. "Es una cifra insuficiente", asegura Luisa Jiménez, coordinadora del servicio de intérpretes de la federación andaluza. En su opinión, la situación ideal sería la existencia de un intérprete en cada ayuntamiento o por cada curso en el ámbito escolar. La Federación Andaluza de Padres y Amigos del Sordo estima que entre uno y 1,5 de cada mil nacidos sufren sordera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de febrero de 2008