Detenidos tres supuestos islamistas radicales en Vitoria

Distribuían discos compactos con propaganda de la 'yihad'

Yihad (guerra santa) a golpe de archivos de MP3 y CD. La Ertzaintza ha hincado el diente a las células islamistas por vez primera en Euskadi. Tres argelinos fueron detenidos ayer de madrugada acusados de realizar proselitismo entre la comunidad musulmana con material propagandístico bajado de Internet que incluía "llamamientos a la yihad", según fuentes policiales vascas.

Los tres argelinos detenidos, todos ellos con antecedentes por delincuencia común, son: Tarek Bibi, de 33 años y supuesto responsable de la célula; Akram Sap, de 30, y Amir Benamara, de 32 años, según fuentes policiales vascas.

La investigación se inició en diciembre pasado cuando llegó una información a la policía vasca de que en la capital alavesa varias personas podían estar dedicándose a la extensión del yihadismo entre la comunidad islámica. Aunque el dispositivo estaba preparado con antelación, la Audiencia Nacional autorizó finalmente la detención ayer de los tres supuestos islamistas radicales, que tenían además antecedentes policiales por delincuencia común, según precisó la policía vasca.

La unidad especial antiterrorista contra el islamismo creada en la Ertzaintza se hizo cargo de la información en diciembre pasado. Los ertzainas especializados en este tipo de terrorismo -que apenas ha prendido en territorio vasco, aunque la policía ya ha efectuado varias detenciones en Álava y Guipúzcoa- fueron centrando la investigación en torno a tres personas que, junto a una cuarta que no fue detenida, vivían en un piso del barrio vitoriano de Lakua.

Dos registros

Pasadas las cuatro de la madrugada de ayer, agentes de la Ertzaintza irrumpieron en el domicilio de los supuestos islamistas radicales, situado en el piso décimo de la calle Juntas Generales número 26 y detuvieron a los tres supuestos activistas.

El registro policial se prolongó hasta las 8.30 y los agentes llenaron hasta cuatro cajas con diverso material informático. Poco después, la Ertzaintza procedió también a registrar un locutorio telefónico-papelería situado en la parte vieja de la ciudad, en la calle Siervas de Jesús. La policía vasca sospecha que en ese locutorio, en donde trabajaba el supuesto jefe del grupo, los integrantes de la célula distribuían la propaganda islamista radical. Los tres acudían a la mezquita Annour de Vitoria.

Entre el material requisado en los registros, la policía halló un ordenador portátil, dos discos duros y una treintena de discos CD, material que estaba siendo analizado ayer por los ertzainas especializados en este tipo de propaganda radical.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, destacó la importancia de estas detenciones, ya que, explicó, desde que una célula pasa de "los ritos y la fe" a los actos violentos "puede pasar muy poco tiempo". Y "es el tiempo que tiene la policía para intentar abortar" este tipo de actuaciones. Además, destacó que este tipo de operaciones suelen ser "delicadas y difíciles".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de febrero de 2008.

Lo más visto en...

Top 50