Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las quejas sobre vuelos como el Yak llegaron a la cúpula de Defensa

Al menos 14 quejas de militares destinados en misiones en el exterior sobre el estado de los aviones en que se transportaba a las tropas hasta seis días después del accidente del Yakovlev 42 llegaron a la cúpula militar. El secretario general de Política de Defensa, número tres del ministerio durante el periodo en que lo dirigió Federico Trillo, Javier Jiménez Ugarte, declaró ayer ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska que recabó esas protestas del Estado Mayor Conjunto (Emacon) para elaborar un informe sobre el siniestro, aunque negó haberlas conocido antes de la tragedia en la que perdieron la vida 62 militares.

El ex jefe del Emacon, el teniente general Juan Luis Ibarreta, aseguró el pasado miércoles ante el juez que sólo conoció cuatro quejas antes del accidente y que se referían "al catering, los retrasos y la incomodidad de los vuelos" y no a la seguridad. Sin embargo, existen dos informes oficiales anteriores al siniestro: uno del Centro de Inteligencia y Seguridad del Ejército de Tierra (CISET) que alertaba sobre la mezcla de pasaje y carga y sobre defectos en el tren de aterrizaje de uno de los aviones. El segundo, del Mando Aéreo de Levante, avisaba de la falta de seguridad de los aparatos.

Jiménez Ugarte declaró también que fue Federico Trillo el que ordenó la rescisión del contrato con la agencia que gestionaba los vuelos (NAMSA), una decisión que se justificó "por la alarma social" que había causado el accidente. El ex secretario de Política de Defensa se encargó de la relación con las familias de las víctimas e intentó en algunos casos acallar sus críticas sobre la identificación de los cadáveres.

También declaró ayer un perito aeronáutico propuesto por las familias de las víctimas cuyo informe reprocha a Defensa que no inspeccionara los aviones y explica que el accidente se pudo deberse al cansancio de los pilotos tras 25 horas de vuelo y a la falta de mantenimiento de la aeronave.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de febrero de 2008