La precampaña electoral

Rajoy evita Madrid en la campaña y sólo estará con Gallardón en el cierre

Aznar: "La agresión a San Gil es una premonición de lo que nos espera"

El PP presentó ayer el recorrido de la campaña electoral de Mariano Rajoy sin aclarar si finalmente habrá un acto conjunto con Rodrigo Rato y fuentes populares descartan casi por completo que lo haya con el ex presidente José María Aznar. Rajoy abre su campaña en Cádiz y no tiene ningún acto en Madrid hasta el cierre de campaña, al contrario de lo que sucedió en las últimas elecciones autonómicas y municipales, cuando realizó hasta tres actos sectoriales en la capital. En la campaña de 2004, Rajoy tampoco abrió en Madrid (lo hizo en Santiago de Compostela) pero sí paró en la capital para actos sectoriales por la mañana.

Con este diseño de campaña realizado por Pío García Escudero, Rajoy evita cruzarse con Alberto Ruiz-Gallardón. Sólo lo ha hecho una vez desde que decidió excluir al alcalde de la lista al Congreso ante el órdago de Esperanza Aguirre, que amenazó con dimitir como presidenta de la Comunidad si Gallardón entraba en la lista al Congreso, con lo que se habría colocado en una mejor posición para la sucesión de Rajoy si pierde. Ni siquiera el acto de presentación del programa se hizo en Madrid -fue en Alcalá de Henares- y con ello se evitó que participara el alcalde.

Más información

Gallardón sí hará campaña aunque no con Rajoy. Aparecerá, según aseguró ayer el vicealcalde, Manuel Cobo, fundamentalmente en los actos de campaña de fuera de Madrid, "como por ejemplo en Cataluña". "Eso no quiere decir que no participe en actos en Madrid como el de apertura y cierre de campaña, pero la mejor campaña es la gestión de cada día", puntualizó, informa Patricia Ortega Dolz. En el de apertura, por tanto, no se cruzará con el líder sino con algunos de sus principales enemigos en el partido: Esperanza Aguirre y Eduardo Zaplana.

Rajoy recorrerá más de 12.500 kilómetros por toda España, visitará 12 comunidades autónomas y 22 provincias a lo largo de su campaña. Es prácticamente seguro que no se cruzará en ningún momento con Aznar, al contrario de lo que sucedió en 2004.

El ex presidente hará su propia campaña. De hecho, sus apariciones son constantes en las últimas semanas. Ayer, en Alcobendas, ciudad madrileña gobernada por el Partido Popular después de años de dominio socialista, recibió un "premio popular" y lanzó un ataque furibundo contra el PSOE.

"Volveremos a ver muestras de talante como la que ha sufrido María San Gil el martes en la Universidad de Santiago. Tan denigrantes y tan sintomáticas de la crisis moral que han alimentado algunos y sufrimos todos", aseguró. Aznar acusó al PSOE de "silencio cómplice" por no condenar los insultos y empujones de un grupo de 25 exaltados. Sin embargo, PSdeG y BNG rechazaron el ataque y trataron de pactar con el Partido Popular un texto de condena unánime "sin paliativos" en el Parlamento gallego, pero los populares se empeñaron en incluir otro supuesto ataque anterior contra un grupo que defendía el bilingüismo en Galicia.

"La agresión a María es una premonición de la campaña electoral que nos espera", continuó Aznar. "Las próximas semanas van a ser muy duras. Me temo que vamos a ver de todo. El objetivo es muy claro: amedrentar a muchos y envalentonar a unos pocos. Llevan toda la legislatura intentando acabar con nosotros. Y no lo han logrado", añadió.

Alberto Ruiz-Gallardón en una visita al mercado de La Boqueria, en Barcelona, en octubre de 2007.
Alberto Ruiz-Gallardón en una visita al mercado de La Boqueria, en Barcelona, en octubre de 2007.TEJEDERAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción