Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El quebrantahuesos resurge

Los ejemplares de Cazorla vuelan ya por otros montes

El quebrantahuesos, una de las especies más amenazadas de extinción, vuelve a sobrevolar los montes españoles. Menos de dos años después de que soltaran los primeros cinco ejemplares del programa de cría en cautividad y reintroducción en las sierras de Cazorla y Segura (Jaén), de donde se extinguieron a mediados de la década de los años ochenta, los mapas de vuelo de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía han revelado datos hasta ahora inéditos, como es haber constatado la presencia de estas aves carroñeras en lugares tan distantes como el Pirineo francés y en parajes tan diversos de la Península ibérica como los Montes de Toledo, la Rioja, Castilla-León y a escasos tres kilómetros de Tarifa. En concreto, los tres primeros ejemplares soltados en mayo de 2006, Libertad, Faust y Tono, habrían recorrido unos 25.000 kilómetros, según el sistema de seguimiento mediante emisores GPS que emiten coordenadas de las posiciones de las aves. No obstante, en todos los casos los quebrantahuesos, cuyo volumen se aproxima a los tres metros cuando despliega sus alas, han vuelto a su lugar de suelta y de cría, en Cazorla. El director del programa de reintroducción de esta especie, Miguel Ángel Simón, destacó que este sistema ha permitido constatar el carácter filopátrico -apego al sitio de nidificación- de los quebrantahuesos, pues pese a que se desplazaron por otras zonas montañosas de España han vuelto a las sierras jiennense en las que fueron soltados.

Gracias a estos radiotransmisores, los técnicos conocen incluso el tiempo que tardan los jóvenes quebrantahuesos en recorrer determinadas distancias, como el caso del llamado Tono, que invirtió tres días en desplazarse desde Cazorla hasta los Pirineos. Por lo que respecta a los dos ejemplares soltados en 2007, y que llevan por nombre Segura y Pontones, siguen todavía muy ligados a la zona de suelta y se limitan a realizar vuelos de reconocimiento por las sierras de Cazorla y de la granadina de Castril.

En la actualidad hay 18 ejemplares de quebrantahuesos -10 hembras y ocho machos- en las sierras de Cazorla y Segura, de los que 12 han nacido desde el año 2002 en el centro de cría, y el resto fueron traídos desde Austria o la República Checa. No obstante, Medio Ambiente estima que aún deberán realizarse varias sueltas -no se descartan montes de otras provincias- y transcurrir varios para la reintroducción definitiva de esta especie que, al margen de los de Cazorla, sólo está presente en el Pirineo español y francés, con apenas un centenar de ejemplares.

Precisamente, ayer mismo la Junta de Andalucía informó del nacimiento de un nuevo pollo de quebrantahuesos, que pesó 154 gramos, en el centro de cría Guadalentín de Cazorla, donde no se descarta un nuevo alumbramiento en los próximos días. Medio Ambiente planea nuevas sueltas de quebrantahuesos en primavera, y posiblemente se introducirán nuevos puntos de suelta.

La delegada de Medio Ambiente en Jaén, Amparo Ramírez, dijo que, pese a los buenos resultados obtenidos, "aún se está lejos" de cumplir los objetivos del programa de reintroducción. Para ello citó la experiencia de un programa similar en Los Alpes, donde se realizaron más de un centenar de sueltas de ejemplares hasta que se logró recuperar y consolidar la especie. La proliferación de cebos envenenados y los tendidos eléctricos han retrasado notablemente los plazos para que el quebrantahuesos regrese a los montes de Andalucía.

El centro de cría Guadalentín funciona en red con todos los centros europeos de la especie y a final de la temporada reproductora se hace inventario de todos los pollos nacidos en cautividad. Aquellos que constituyen líneas genéticas nuevas son mantenidos en cautividad en un centro distinto a donde se encuentren los progenitores y las líneas genéticas repetidas en cautividad son liberados en los diferentes puntos de suelta. Actualmente hay puntos de suelta en Austria, Francia, Suiza e Italia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de febrero de 2008