Reportaje:

El PRD busca el cese de Mouriño

Noroña halla pruebas de "españolidad" del ministro de Gobernación de México

Un comisionado del Partido de la Revolución Democrática (PRD) de México lleva una semana en España rastreando los orígenes y negocios de la familia Mouriño. El investigador es Gerardo Fernández Noroña, secretario de Comunicación y Propaganda del partido opositor a Felipe Calderón. Noroña ha descubierto en Avión (Ourense) y Madrid documentos que podrían obligar al cese de Juan Camilo Mouriño Terrazo, número 2 del presidente mexicano y actual secretario de Gobernación (equivalente a ministro del Interior en España). Se trata de documentos oficiales españoles que podrían probar que Camilo Mouriño no es mexicano o que, al menos, habría falsificado su acta de nacimiento y la de su madre, Maria de los Ángeles Terrazo.

Camilo Mouriño es ministro de Gobernación de Calderón en México
"No estamos contra los gallegos, sólo a los que robaron la presidencia"

Cualquier ministro del Gobierno mexicano debe tener la nacionalidad de su país, para lo que al menos uno de sus dos progenitores debe ser de México, según su Constitución. Para poder jurar su cargo como ministro de Calderón, Camilo Mouriño (nacido en Madrid) presentó una partida de nacimiento con la que pretende acreditar que su madre y sus abuelos maternos nacieron en México.

El dirigente del PRD ha hallado en el Juzgado de Avión documentación que puede probar la supuesta falsedad de la partida de nacimiento de la madre de Mouriño. Los abuelos maternos del ministro eran gallegos, lo que en aplicación de la legislación mexicana de la época, indicaría que la madre de Mouriño no pudo tener la nacionalidad mexicana; y que el propio secretario de Gobernación estaría inhabilitado para ser ministro en México. El lío legal está servido.

Este diario intentó ayer sin éxito obtener una versión de la familia Mouriño a través de Carlos Mouriño, padre del ministro, presidente del Real Club Celta, propietario de varias empresas en España y, desde hace algunos años, residente en Vigo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"Vine a demostrar que mienten y volveré probando que mienten. Pero no me extraña: si fueron capaces de robarnos la presidencia de la República, ¿cómo no iban a falsificar un acta de nacimiento de un ministro?", acusa Gerardo Fernández Noroña, quien hoy mismo parte de regreso a México para hacer pública su investigación y tramitar las denuncias contra el presidente de México y su número 2.

Hasta 1994 la Constitución mexicana exigía que cualquier ciudadano que fuese nombrado ministro tuviese que haber nacido en México o ser nacionalizado e hijo de padre y madre mexicanos. Desde entonces, basta con que el aspirante a ministro sea nacionalizado del país y con al menos uno de sus dos padres con origen mexicano.

Camilo Mouriño nació en Madrid y su padre es nativo de Vigo, pero antes del nombramiento presentó la polémica acta de nacimiento, sobre la que el PRD siempre ha discutido la autenticidad. Ahora puede probar que los abuelos maternos nacieron en Avión: Camilo Terrazo (1906) y María Blanco Durán (1917); con lo que su madre no podría haber obtenido la nacionalidad mexicana con la legislación en vigor hasta 1994.

Fernández Noroña opina que la propia trayectoria de Camilo Mouriño en los Gobiernos del PAN (Partido de Acción Nacional), primero con Fox y ahora con Calderón, indican que su linaje no es mexicano. Con Fox, Mouriño fue subsecretario de Energía (con Felipe Calderón como secretario); y ya con Calderón en la presidencia, Mouriño ejerció hasta hace un mes como Jefe de la Oficina de Presidencia (no ministro), un cargo creado por Carlos Salinas en 1988 para nombrar a un francés, Joseph Marie Córdoba Montoya, que tampoco podía acceder a la nacionalidad mexicana.

"No tenemos nada contra los Mouriño y mucho menos contra los gallegos. Lo que sucede es que es el flanco que hemos encontrado para recuperar lo que nos robaron, la presidencia de México. Camilo Mouriño es el verdadero cerebro y gestor de la política de Calderón y, probablemente, querrá ser su sucesor en 2012. Ahora se acabó la fiesta", explica el dirigente del PRD.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS