Reportaje:

A la mesa con premio

La mejor silla de comedor del año pasado se llama Smile (Sonrisa) y es española. Así lo han creído, al menos, las diseñadoras Patricia Urquiola y Donatella Versace, el arquitecto Tadao Ando y el cineasta Wong Kar-Wai; todos ellos jurados de los premios que acaba de entregar la revista Wallpaper, también conocida como la biblia del diseño.

La pieza ha sido ideada por el equipo creativo Lievore Altherr Molina, con base en Barcelona y compuesto por un argentino, un alemán y un español. De su producción y distribución se encarga la empresa catalana Andreu World, con más de 50 años de experiencia en la fabricación de sillas y premio Nacional de Diseño 2007. Según su director general, Jesús Linares, el secreto del éxito de la Smile está en su mezcla de estilos -a medio camino entre lo nórdico, lo oriental y lo colonial- y en su "calidad de uso". "Es ligera pero muy resistente y confortable, además se puede apilar", explica satisfecho de que su creación ya se exporte hacia 69 países. La Smile está disponible a partir de 233 euros (www.andreuworld.com).

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de febrero de 2008.