Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la Vega reclama al Consell que ejecute las políticas del Gobierno

La vicepresidenta expresa su apoyo a los grandes eventos deportivos

María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta del Gobierno y cabeza de lista del PSOE por Valencia, reiteró ayer, en una conferencia ofrecida en la capital valenciana, el empeño del Gobierno por mantener una relación de diálogo y cooperación con las administraciones autonómicas. De la Vega aludía a los cuatro tormentosos años de relaciones de la Generalitat con el Ejecutivo central.

Ante unos 500 invitados del mundo de la economía valenciana -también hubo una nutrida representación de políticos socialistas-, la número dos del Ejecutivo reprochó al PP -sin necesidad de citarlo- que haya convertido las administraciones autonómicas en arietes contra la Administración del Estado e insistió en que el Gobierno ha cumplido en la tramitación de leyes como la de dependencia y ahora le toca ejecutarla en beneficio de los ciudadanos a la Generalitat.

"Llevamos seis meses trabajando con las comunidades y hemos transferido el dinero. Si en Andalucía o Cataluña están funcionando, no hay motivo para que aquí no se haga lo mismo", subrayó. De la Vega dejó constancia también de su desconcierto ante los ataques que ha recibido por parte del PP valenciano desde que se conoció su candidatura por Valencia. "He oído al PP lanzar tantos improperios contra mi presencia que sería imposible recogerlos todos. Sin embargo, todavía no les he escuchado una sola propuesta para Valencia que quieran defender en el Parlamento", apuntó.

La vicepresidenta, con un discurso sin apenas estridencias y en positivo, intentó desmontar las acusaciones de abandono que el Consell lleva años dirigiendo contra el Gobierno de Zapatero. Con datos en la mano, De la Vega dijo que la renta de los valencianos ha crecido de 304 a 500 euros, que la valenciana es la comunidad donde más crece la inversión del Estado este año, o los miles de valencianos que se beneficiarán de la ley de la dependencia, de la subida de las pensiones, del cheque bebé o del nuevo estatuto de los autónomos. A esto añadió las mejoras de infraestructuras como el AVE o el aeropuerto de Manises y la ampliación de la red de carreteras. Del agua, anunció que en la próxima legislatura, si el PSOE gana las elecciones, el programa AGUA proporcionará 600 hectómetros cúbicos.

La candidata socialista defendió sin complejo el apoyo del Gobierno a los grandes eventos deportivos previstos y aludió explícitamente a que ha sido el Ejecutivo de la que es vicepresidenta el que ha financiado el 90% de las infraestructuras necesarias para la competición. "Vamos a seguir apoyando todos los acontecimientos que se van a producir", agregó en referencia a la Fórmula 1.

Sin concretar propuestas, De la Vega, como viene siendo habitual, pidió más inversiones en I+D+i, dado el retraso de la Comunidad Valenciana en este ámbito. La vicepresidenta se aferró de nuevo a los datos para contrarrestar el clima de desconfianza que se ha generado alrededor de la economía. "Es cierto que hemos tenido malos datos de paro en enero, pero también lo es que se producen en un escenario único, en el que nunca ha estado tan fuerte nuestra economía", dijo De la Vega.

En los cafés, en respuesta a una pregunta sobre qué le parecía que los populares no incluyan el trasvase del Ebro en su programa electoral, De la Vega dijo que el PP debería de dar explicaciones, "sobre todo el de Valencia", porque lo han convertido en un tema de confrontación. "Debería explicárselo a los valencianos porque, o antes o ahora han sido engañados", agregó.

Acerca de la posible fusión de las dos grandes cajas valencianas, la vicepresidenta tiró balones fuera. El coloquio posterior al almuerzo duró poco, puesto que la protagonista tenía que volver a Madrid. Poco antes de arrancar este acto trascendía la decisión de la magistrada del juzgado de Primera Instancia número 25 de Valencia, que ha decidido trasladar a Madrid la demanda de la vicepresidenta contra el cabeza de lista del PP por Valencia, Esteban González Pons, porque Madrid, por motivos de trabajo, es considerado su lugar de residencia.

Solbes: "Nosotros los valencianos"

María Teresa Fernández de la Vega contó con un presentador de lujo en el almuerzo-coloquio organizador por el Foro de la Nueva Economía. El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, valenciano de nacimiento al igual que De la Vega, fue el encargado de introducir a la protagonista.

Su colega del Gobierno destacó de la vicepresidenta su prestigio y la aceptación de la que goza entre los ciudadanos, que "incluso se ha acrecentado en esta legislatura" y que "alguien con una larga experiencia política", como él, "diría que es inédita".

El vicepresidente económico resaltó además que, de puertas adentro, Fernández de la Vega ha sido "un estímulo permanente para mejorar la productividad del Gobierno".

Casi al final de la presentación, Solbes se detuvo unos segundos para reivindicar la ligazón de la candidata y de sí mismo con la Comunidad Valenciana. Con elegancia, el ministro de Economía criticó que el PP valenciano la haya acusado de "oportunismo" y "falta de arraigo" en su intento de crear "una fábula" sobre el abandono que, según los populares, sufren los valencianos por parte del Gobierno socialista. "Siempre hemos estado próximos en temas afectivos y personales", subrayó. "Ni María Teresa descalifica a nadie ni tampoco se va a dejar arrancar su condición de valenciana", remachó.

Al acto acudieron la mayoría de dirigentes empresariales. Estaban el presidente de la patronal Cierval, Rafael Ferrando, el presidente de la Cámaras de Comercio, Arturo Virosque, y el dirigente de la Asociación Valenciana de Empresarios, Francisco Pons. El presidente del puerto de Valencia, Rafael Aznar, no acudió al estar de viaje, pero delegó en el director general. Los presidentes de las dos grandes cajas valencianas, Bancaja y la CAM, no acudieron, pero sí enviaron a directivos.

En la mesa principal, sentado a pocos metros de los dos vicepresidentes del Gobierno, se encontraban el presidente de la Comisión Gestora del PSPV, Joan Lerma, y su predecesor en el cargo, el ex secretario general del partido, Joan Ignasi Pla.

A la salida, pocos empresarios se atrevieron a hacer una valoración de la intervención de la vicepresidenta. Una de las cuestiones que más chocaron entre algunos de los agentes económicos fue la reivindicación que Fernández de la Vega hizo de las obras de la Copa del América, financiadas en parte con un préstamo que, según los empresarios, deberá de devolverse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de febrero de 2008

Más información