Urkullu ve una solución a partir del preacuerdo de Loiola

"Hubo grandes avances que pueden utilizarse", afirma

El PNV cree que las llamadas conversaciones de Loiola -los preacuerdos del pasado año entre PNV, PSE y la ilegalizada Batasuna antes de que ETA rompiera la tregua- son válidas para lograr una solución a la violencia. "Hubo grandes avances que quizás puedan utilizarse en el futuro, antes de lo que algunos piensan", aseveró ayer su presidente, Iñigo Urkullu.

Más información

El líder peneuvista auguró que esos principios logrados en octubre en el santuario de Loiola y el plan Ibarretxe que implica una consulta a los vascos son una "base suficiente" para alcanzar una solución. "Son esas bases la que el PNV va a poner también encima de la mesa tras el 9 de marzo porque urge abordar la solución mediante el diálogo y el acuerdo, asumir un marco que permita todas las opciones y el desarrollo del autogobierno".

En un acto en Loiu, con motivo de una fiesta del PNV de la comarca del Txorierri, dijo que el fracaso del acuerdo -que parecía hecho pero que se rompió por las nuevas exigencias de la organización terrorista- se debió "a lo de siempre: ETA puso las pistolas encima de la mesa y nosotros nos negamos como abertzales y demócratas".

Urkullu definió a su partido como "el motor del desarrollo del autogobierno" en contraposición a quienes reivindican la independencia, "sin explicar qué concepto de independencia", un tema sobre el que anticipó que su formación abrirá un debate. "Nosotros", agregó, "estamos por la soberanía".

En su mitin, el líder peneuvista acusó al PSOE de utilizar el terrorismo con fines electorales. "Han creado un cordón sanitario para que no le suceda lo que al PP hace cuatro años", cuando perdió las elecciones tras el atentado del 11-M, pero en este caso ante la actividad de ETA. "Estamos ante un ejercicio de cinismo sin precedentes, que es en lo que se han convertido las campañas y las precampañas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 03 de febrero de 2008.