La precampaña electoral

España se sitúa a la cola de la UE en presión fiscal y gasto

La batalla electoral se ha concentrado en las últimas semanas en una gran pelea por el voto de centro. Ambos partidos están convencidos de que el anuncio de rebajas de impuestos atrae al electorado moderado, y por ello se han lanzado a competir en un terreno similar, aunque con fórmulas distintas (uno, el PP, con el anuncio de una reforma completa del impuesto y el otro, el PSOE, con la devolución de 400 euros anuales a todos los que pagan IRPF).

Ninguna otra campaña electoral de las últimas vividas en Europa (Francia, Alemania, Italia) se había concentrado tanto en este asunto. Y sin embargo, España sigue, según las estadísticas de Eurostat, la oficina estadística comunitaria, en el nivel más bajo de la UE (aunque creciendo) tanto en presión fiscal (el total de impuestos que se pagan sobre lo que se produce, el PIB) como en gasto social.

Más información
La rebaja de impuestos del PP cuesta más del doble que la socialista

Eurostat trabaja con datos relativamente retrasados, ya que procesa la información de los 27 países que forman la UE. Sin embargo, sus conclusiones comparativas son respetadas por todos. El último informe sobre gasto social, publicado en octubre de 2007, sitúa a España, como todos los anteriores, a la cola de gasto social. Con datos de 2004 (los últimos disponibles), España dedica el 20% del PIB a gasto social, frente a un 27,3% de la media de la UE-25.

A la altura de Polonia

De la UE-15, sólo Irlanda (con el 17% del PIB) da menos importancia al gasto social que España y ambos quedan muy lejos de países como Suecia (32,9%), Francia (31,2%), Dinamarca (30,7%) y Alemania (29,5%). En cuanto a los nuevos socios, en España el peso del gasto social era en 2004 igual que en Polonia (20% del PIB) e inferior al de Eslovenia (24,3%) y Hungría (20,7%). Los Estados miembros que menos fondos dedican a política social son Letonia (12,6%), Lituania (13,3%) y Estonia (13,4%).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Si en gasto España está lejos de la UE, en ingresos tampoco está con los grandes. En 2005, último dato de Eurostat, los ingresos fiscales en España aumentaron hasta el 36,4% del PIB, un punto más que el año anterior. La media en la UE es del 40,8%, y en la zona euro el 41,2%, muy por encima de España. Los países nórdicos siguen encabezando la clasificación de la presión fiscal. En Suecia y Dinamarca, supera con creces el 50% del PIB. Les siguen Bélgica (47,7%); Francia (45,8%); Finlandia (44%) y Austria (43,6%). Los países con menor presión fiscal de Europa son los nuevos miembros: Rumania (28,8%) y los Estados bálticos, Lituania (29,2%); Letonia (29,6%) y Estonia (31%).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS