Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ceballos y su jefe se enfrentarán ante el juez del 'caso Guateque'

El careo se celebrará el 4 de febrero entre dos de los imputados en la trama

Será el próximo lunes 4 de febrero, en los juzgados de Plaza de Castilla de Madrid. Dos de los principales actores del caso Guateque tendrán que enfrentarse en duelo judicial. Victoriano Ceballos y Joaquín Fernández de Castro, dos nombres que empiezan a ser ya familiares dentro de la presunta trama de sobornos a cambio de agilizar licencias municipales, se enfrentarán a un careo para aclarar las posibles contradicciones en sus declaraciones ante Santiago Torres, el juez que lleva el caso. Ceballos era subordinado de Fernández de Castro en el Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid. También eran, además, y siempre según el abogado de Ceballos, "buenos amigos".

"La instrucción es una mierda", dice José Luis Prada, letrado de Ceballos

Sin embargo, la supuesta relación de amistad entre ambos ya no existe. "Ni se hablan", asegura José Luis Prada, letrado de Ceballos. El abogado de Fernández de Castro prefiere callar. En una conversación telefónica bastante acalorada, Prada defiende una y otra vez la inocencia de su cliente y confirma el conflicto entre uno y otro: "¿Cómo quieres que se sienta [Ceballos]? Estaba en la cárcel y su compañero en la celda de al lado estaba mintiendo a los periódicos".

Prada se refería a la carta que redactó Fernández de Castro a finales de diciembre. En la misiva, el imputado acusaba a Ceballos, supuesto cabecilla de la trama, de ser "el único chorizo". Y añadía: "Llevo dos años y medio en el departamento y lo que me encontré cuando llegué era lo más parecido a una situación caótica".

Desde que Fernández de Castro escribió esto, asegura Prada, "no le ha vuelto a dirigir la palabra. Como mucho le decía buenos días o buenas tardes cuando se cruzaba con él en la cárcel [de Alcalá Meco]".

Esa tirantez se escenificó precisamente en el exterior de la prisión el pasado miércoles 23 de enero, cuando los familiares de uno y otro, además de los de Santiago Castillo, un tercer imputado (del total de diez que había encarcelados), esperaban a sus seres queridos. El juez había decretado fianzas de entre 60.000 y 100.000 euros para ellos. Junto a la garita de entrada a prisión las familias de Ceballos y Fernández de Castro compartieron espera de más de cuatro horas. Ni se miraron.

En ese contexto de animadversión personal es en el que hay que entender que el careo entre los dos imputados, el próximo lunes 4 de febrero será un cruce de acusaciones y de falta de entendimiento entre ambos. El juez tendrá que decidir quién tiene razón.

El abogado de Ceballos, José Luis Prada, negó que él hubiera pedido ningún careo entre su cliente y Fernández de Castro, tal y como se dijo hace unos días. "Lo que dije fue que me planteo pedir careos en general, pero nunca aludí a Fernández de Castro", afirmó. Prada aprovechó para dibujar a un Ceballos muy distinto del que, según él, han mostrado los medios de comunicación. "Mi cliente se excedió en hacer el bien. Le preocupaba que la gente tuviera soluciones y ahora resulta que él es el malo de la película", señaló.

Prada cargó contra todo el mundo, no sólo contra la prensa. Según dijo, el caso Guateque es "un montaje de la Guardia Civil". "No hay nada. Si hay alguien que fue sobornado por mi cliente, que salga y lo demuestre", retó. En cuanto a la instrucción, que dirige el juez Torres, el letrado la calificó como "una mierda". Aunque Prada reconoce que su cliente no es "ningún santo", asegura que "nunca jamás pidió dinero a nadie". En cuanto a las conversaciones telefónicas intervenidas a su defendido, Prada asegura que "serían en broma". Son conversaciones en las que Ceballos y los intermediarios hablaban abiertamente del dinero a dividir. "Me tienes que dar 3.000 euros para repartir con mi jefa si quieres que adelante el expediente", revela una de las conversaciones interceptadas a Ceballos por la Guardia Civil.

Antes del careo del 4 de febrero entre Ceballos y Fernández de Castro, el juez tomará declaración el próximo viernes día 1 a los empresarios José Luis Moreno, Fernando de la Torre y Valentín Álvarez, según informó Europa Press. Los tres están imputados por un delito de cohecho por acceder supuestamente a los pagos exigidos para obtener trato de favor en la tramitación de los expedientes de sus establecimientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de enero de 2008