Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dueño de Hesperia pacta la compra del lujoso Barrio do Cura a Karpin en Vigo

El futbolista del Real Madrid tiene derecho a igualar la oferta de Hesperia

El empresario gallego José Antonio Castro Sousa, propietario de la cadena hotelera Hesperia y del 25% de NH Hoteles, ha firmado un contrato de compra de los 20.000 metros cuadrados de terrenos urbanizables del denominado Barrio do Cura, en el centro de Vigo.

Se trata de la urbanización de lujo más atractiva de las previstas en el nuevo plan de urbanismo vigués, situada sobre el puerto pesquero de O Berbés y bajo el mirador del Paseo de Afonso XII. El proyecto inmobiliario prevé una inversión de 160 millones de euros para urbanizar 20.000 metros cuadrados y edificar 400 viviendas de alta gama con un valor de mercado superior a los 300 millones de euros.

El terreno pertenece desde hace tres años a la promotora Valery Karpin & Asociados Inmobiliarios, SL, de la que el ex futbolista ruso Valery Karpin posee el 75% y el jugador vigués del Real Madrid Miguel Ángel Salgado Fernández (Míchel Salgado), es titular del 25% restante. Castro Sousa firmó un "compromiso irrevocable de compra" por 50,1% de las acciones en manos de Karpin por un precio de 15 millones de euros. Según informaron fuentes de la operación, el precio de venta es inferior al valor resgitrado del Barrio do Cura (41,4 millones de euros por el 100%) debido al coste de oportunidad: la promoción lleva dos años enquistada y a la espera de la recalificación prevista en el nuevo plan de urbanismo de Vigo, todavía en tramitación.

José Antonio Castro Sousa ha realizado la compra a través de su grupo constructor, cuyas cabeceras son Construcciones José Castro, SA y Castro Galicia, SA. Castro posee una de las mayores fortunas privadas gallegas y su división inmobiliaria ya participó en el desarrollo de la urbanización de Finca do Conde, también en Vigo, y es titular entre otras operaciones, de una parte de los terrenos (en trámite de recalificación) del desaparecido Grupo de Empresas Álvarez, también en Vigo.

El grupo de Karpin mantendrá un 24,9% de las acciones del Barrio do Cura, así como otros proyectos inmobiliarios, entre los que destacan la urbanización del colegio Cluny (Vigo) y del antiguo colegio de los Jesuitas (A Guarda). La operación aún debe ser ratificada por Míchel Salgado.

Míchel Salgado, como titular del 25% de los terrenos del Barrio do Cura en Vigo, aún podría ejercer su derecho legal a adquirir el 50,1% de las acciones que el ex futbolista ruso Valery Karpin ha puesto a la venta. Es lo que se denomina derecho de retracto, que otorga noventa días de plazo a los accionistas de una empresa para igualar o mejorar la oferta de un comprador ajeno a la sociedad.

Como el contrato de venta entre Valery Karpin y José Antonio Castro Sousa se firmó en diciembre, el futbolista vigués del Real Madrid aún dispone de un plazo de mes y medio para tomar una decisión. El problema es que Míchel Salgado no sólo tendría que pagar a Karpin los 15 millones de euros que oferta Castro, sino que pasaría a ser mayoría (75,1%) en la urbanización del Barrio del Cura, lo que le obligaría a financiar los 160 millones de euros de inversión en el proyecto.

Fuentes del grupo Karpin y del grupo Castro consideraron ayer "muy improbable" que Salgado asuma la gestión y la inversión del Barrio do Cura, por la envergadura del proyecto. Este periódico intentó ayer, sin éxito, conocer la postura de Salgado.

Valery Karpin & Asociados Inmobiliarios, la empresa propietaria del Barrio do Cura, fue creada con la aportación de nueve millones de euros de Valery Karpin (75% de las acciones) y tres millones de Míchel Salgado (25%). Para acometer la inversión necesaria para edificar 400 viviendas de lujo, parques y plazas públicas, la sociedad firmó hace unos meses un contrato de financiación con las multinacionales ING Real Estate Development Spain y con el Royal Bank of Scotland, que asumirán los 160 millones de euros previstos para la urbanización.

Fuentes del grupo Karpin subrayaron que la operación de venta de la mayoría del Barrio do Cura al grupo de Castro Sousa "es una garantía de solidez del proyecto, porque da entrada a un grupo gallego con gran capacidad inversora y muchas ganas de hacer cosas en Vigo".

José Antonio Castro Sousa es un empresario de 51 años de edad, que ha construido una de las mayores fortunas de origen gallego. Nacido en Venezuela de padres orensanos, Castro ha desarrollado toda su carrera empresarial en Barcelona, donde tienen sede la mayoría de sus empresas. Con un patrimonio estimado en más de 2.000 millones de euros, Castro es hoy el socio mayoritario de la cadena hotelera Hesperia, posee el 25% de NH Hoteles y es el dueño de un grupo constructor con importantes divisiones inmobiliarias, ocio y clubes deportivos.

El empresario gallego es accionista del banco de inversión Fibanc, vicepresidente de Bankpyme y dueño de una docena de sociedades constructoras e inmobiliarias, cuya cabecera es la firma barcelonesa Construcciones José Castro, SA. En Barcelona están también los domicilios fiscales de filiales inmobiliarias gallegas, entre las que se incluyen Finca do Conde, SA o Urbanismo Vigo, SA.

Como la mayoría de los grandes inversores, Castro también dispone de sociedades anónimas de inversión colectiva, como Mersis Sicav, SA, en la que ha colocado un total de 24 millones de euros.

La empresa opera en Galicia en los mercados inmobiliarios de Vigo y Ourense, donde no sólo dispone de hoteles de su cadena Hesperia, sino de otras inversiones en el sector inmobiliario. En Vigo la compañía posee además la filial Castro Galicia, SA, una empresa de gran actividad en el sector en los últimos años.

El grupo Castro espera cerrar definitivamente la operación de compra del Barrio do Cura esta misma semana, siempre y cuando obtenga el acuerdo de Míchel Salgado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de enero de 2008