Reportaje:

HUSA también da de comer

La familia hotelera de los Gaspart diversifica con la restauración y los hoteles de bajo coste

La gente come más o menos igual, con o sin crisis. Pero ir a un hotel no es lo mismo. La hostelería es más cíclica". Lo dice José Gaspart Bueno, director general de la cadena Husa Hoteles y bisnieto del fundador de la familia de hoteleros catalanes, José Gaspart Bulbena. Hoy, al igual que el resto de empresas del sector hotelero, Husa se mantiene expectante ante las incertidumbres económicas que depara el año 2008. Por ahora, se congratula, éstas apenas "han arañado" a la baja la ocupación global de sus 160 establecimientos.

Y, como la gente come igual, Husa pisa el acelerador sobre su negocio de restauración. Esta división no ha pesado hasta ahora más de un 30% en la cifra de ingresos global del grupo, que para este año se estima en 300 millones de euros. Pero, sin dejar de crecer en el negocio hotelero que sigue siendo corazón de la empresa propiedad al 100% de Joan Gaspart Solves y su familia, la idea es ir equilibrando el peso de ambas partes hasta que a medio plazo acaben pesando lo mismo.

Husa busca convertirse en un referente en el negocio incipiente de los hoteles de bajo coste, donde el cliente paga por los servicios que usa
La compañía, que acaba de comprar Eurocatering Services, se vuelca en la restauración de colegios, prisiones, hospitales y empresas

Este año, la restauración dará un empujón importante a la cuenta de resultados a través de sus distintas actividades; sobre todo, la unidad restauración colectiva para empresas, prisiones, hospitales o colegios, en la que el grupo se estrenó hace tres años y que para 2008 se espera que reporte ya ingresos de 42 millones.

Completan la división de restauración los servicios de catering, ofrecidos bajo la marca Prats Fatjó -que reportan 45 millones y que fueron escogidos para el banquete de la boda de la infanta Cristina en Barcelona hace nueve años-, y los bares y restaurantes que gestiona el grupo -entre los que se cuentan los conocidos La Oca, el Oliver y Hardy o el Sándor, en Barcelona- y que suman 15 millones.

El grupo ha empezado el ejercicio con buenas noticias al respecto. Husa se ha hecho con la explotación de 21 de los 35 restaurantes del recinto de la Expo de Zaragoza. "Y también hemos ganado la restauración de Cercanías y de una docena de locales del metro en Plaza Catalunya de Barcelona, la restauración del hospital Clínico y la Maternidad, las prisiones de Lleida y otros concursos más pequeños", según explica Juan Gaspart Bueno, hermano de José y responsable de esta división del negocio, que este año espera elevar la facturación ligeramente por encima de los 100 millones de euros. El objetivo de la empresa es que la restauración alcance los 150 millones en cinco años.

Husa acaba de hacerse, además, con la cadena de cinco cafeterías Kilimanjaro de Granollers y Barcelona, con una inversión de 650.000 euros. Y ha desembarcado en Madrid con la compra de Eurocatering Services, con sede en Boadilla del Monte, junto a la ciudad del Santander, por 2,5 millones de euros. La empresa adquirida gestiona la restauración de 30 escuelas. En San Sebastián de los Reyes, gestionará además la restauración de la sede del grupo Transhotel, que opera a través de la cadena Menta en el sector turístico, y que prepara una media de 500 menús diarios.

La experiencia Hotelandgo

La restauración ha sido la vía principal de diversificación de Husa, pero no la única. Dentro del área hotelera, la compañía, tercera cadena urbana tras Sol Meliá y NH, también busca otras fórmulas para intentar ampliar la base de su negocio. Hace pocos días, la empresa inauguró en Rivabellosa (Álava) el primero de una serie de establecimientos que responden a un nuevo concepto que está abriéndose paso en el sector y en que destacan grupos como Accor, Domus (y en el que también están presentes Holiday Inn o NH): los hoteles de bajo coste.

Bajo la marca Hotelandgo.com, y en alianza con la inmobiliaria Coperfield, Husa pretende abrir 20 hoteles en entornos logísticos y de negocios en la circunvalación de ciudades, con una media de 100 habitaciones, que siguen la estela abierta por las aerolíneas. "Uno sólo paga por los servicios que usa", explica José Gaspart. Su idea es que esta línea de negocio represente una quinta parte. En el negocio hotelero tradicional, Husa ampliará sus hoteles a nueve establecimientos más, siete de los cuales en España, tanto en arrendamiento como en gestión, y dos fuera (en Bélgica y Egipto). Husa tiene 160 establecimientos de los cuales 100 son urbanos, que suman 12.000 habitaciones.

Cuarta generación

El área hotelera dio su mayor salto de tamaño el año pasado, cuando Husa pasó a explotar el hotel Rey Juan Carlos I. Es el establecimiento que más dinero aporta a la cadena, cerca de 40 millones de euros.

Le siguen otros hoteles como el Princesa y el Chamartín, en Madrid, y el Palace de Barcelona, actualmente en proceso de reformas y que sólo mantiene accesible una pequeña parte de sus 130 habitaciones. La inversión para la reforma asciende a 20 millones. Su funcionamiento a medio gas también influye en que, este año, el área de restauración gane peso proporcional en el negocio del grupo.

José y Juan Gaspart son sólo dos de los cuatro hijos -de un total de cinco- de Joan Gaspart Solves que trabajan en la empresa y representan la incorporación de la cuarta generación de la conocida familia de hoteleros. Guillermo, otro hermano, es el responsable de la expansión del grupo, mientras su hermana María está al frente de los hoteles Husa en Barcelona.

"Nunca he obligado a mis hijos a trabajar en la empresa, pero el marketing con la familia no está prohibido", suele decir Joan Gaspart Solves, también ex presidente del Barça. Sus hijos recuerdan haber jugado con las chapas de las botellas de cava al final de los banquetes a los que su padre los llevaba de excursión hasta altas horas, lo que alguna vez hizo enarcar las cejas a su madre.

La tradición no escrita de la familia dice que todos los primogénitos Gaspart deben foguearse en el sector hotelero con la gestión del hotel Oriente, en las Ramblas de Barcelona.

"La competencia entre hermanos claro que existe, pero igual de complicado sería con directivos de fuera, no me gusta que se hable de que la empresa familiar no está profesionalizada porque no haya ejecutivos externos", comenta José Gaspart.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 26 de enero de 2008.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50