Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ICV propone elevar a 1.000 euros el salario mínimo

Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) presentó ayer su programa electoral bajo una consigna clara: reducir las desigualdades entre ricos y pobres. Para lograrlo, el cabeza de lista de ICV en las elecciones generales, Joan Herrera, desgranó sus dos principales propuestas en materia económica, lo que los ecosocialistas definen como "poner la economía al servicio de la gente": aumentar en 400 euros el salario mínimo interprofesional, para pasar de los 600 euros actuales a 1.000 euros mensuales, y ampliar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Actualmente este gravamen tiene tramos de deducción en función del sueldo (24%, 28%, 37% y 43%). Herrera propone un último tramo para gravar el 48% de los salarios que superen los 77.360 euros anuales. "Se acabó el chollo de los ricos", resumió. En esta línea, ICV plantea eliminar el IVA de los productos básicos.

El programa electoral ecosocialista, que será aprobado hoy, se basa en cuatro ejes, los mismos que Herrera puso como condición para un posible pacto de investidura con el PSOE: "Cerrar el modelo de Estado, poner la economía al servicio de la gente, ampliar la política de derechos y abordar el problema medioambiental".

Estado laico

"Ante la jerarquía eclesiástica y la derecha descarada, con un PSOE que mira a otro lado, nosotros debemos plantear una batalla ideológica para conseguir la laicidad del Estado", proclamó Herrera. Un país laico y plurinacional que pasa, según el candidato de ICV, por elaborar un calendario de desarrollo para el Estatuto catalán.

Otro punto en el que incidirán los ecosocialistas será la sostenibilidad ambiental, expuesta en cuatro propuestas: el plan ferroviario 2014, para ampliar la red de Cercanías catalana hasta llegar al 94% de la población; la ley de ahorro y eficiencia de energía, que pretende reducir las emisiones de gases contaminantes; la apuesta por las energías renovables frente a la energía nuclear, y la reforma fiscal verde, que consiste en dedicar parte de los impuestos a combatir el cambio climático.

El candidato ecosocialista definió su programa como "lleno de rebeldía pero con gran fuerza transformadora", y antepuso el "realismo" de ICV a la "subasta electoral" que, a su juicio, plantean los demás partidos ante las elecciones generales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de enero de 2008