Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía, contra Helmut Schmidt por fumar en público

La fiscalía de la ciudad alemana de Hamburgo ha abierto un sumario contra el ex canciller federal alemán Helmut Schmidt, de 89 años, y su esposa Loki, de 88, por fumar en un acto público en un teatro. Un grupo llamado Iniciativa de no fumadores del Estado federado de Hesse denunció a los Schmidt tras la publicación en la prensa de fotos en las que ambos fumaban. Desde principios de año ha entrado en vigor en Alemania la legislación que restringe de forma estricta fumar en público con el argumento de proteger la salud de los no fumadores.

Schmidt y su esposa son fumadores empedernidos. El ex canciller, a pesar de tener que llevar un marcapasos y haber sufrido un par de operaciones de corazón, encadena sin parar cigarrillos mentolados e incluso se jacta de hacerlo. El ex canciller ha convertido casi en cuestión de honor su adicción y asegura: "Yo sólo no fumo en la iglesia". En programas de televisión, donde ya nadie fuma, Schmidt no para de echar humo y de encender un cigarrillo tras otro. El empedernido fumador asegura desafiante que no consiente que nadie le cuestione el vicio. En el congreso de su partido socialdemócrata a finales del año pasado Schmidt fue el único entre los mil asistentes que encendió sus sempiternos cigarrillos. Su mujer Loki sostiene incluso: "Los médicos nos aconsejan no dejarlo porque supondría mucho estrés para el cuerpo".

Estos argumentos no convencen a los denunciantes. El jefe de la iniciativa que llevó el caso a la justicia, Horst Keiser, declaró: "¿Cómo se puede obligar a los jóvenes en Alemania a respetar las leyes si un ex canciller fuma en público? Kaiser calificó de "tozudos" a la pareja Schmidt. La denuncia no se limita a la infracción de fumar en público, sino que además incluye una acusación por delito de lesiones a los no fumadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de enero de 2008