Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cuartos de final de la Copa del Rey

Seis meses de cárcel para Munúa por la agresión a Aouate

Seis meses de prisión, conmutables por una multa de 3.650 euros, es la pena que tendrá que cumplir el portero del Deportivo Gustavo Munúa por agredir a su compañero Dudu Aouate el pasado día 11 en el vestuario de los campos de entrenamiento del club, en Abegondo (A Coruña). Carlos Villarino, titular del juzgado de Primera Instancia número 3 de Betanzos, tomó ayer declaración a los dos porteros por separado y resolvió que el incidente es una agresión y no una pelea, como alegaba el acusado.

El fiscal Luis Anguita, que actuó de oficio y sin denuncia previa, solicitaba una pena de nueve meses de prisión "por un delito de agresión tipificado en el artículo 147.1 del Código Penal". No obstante, al aceptar Munúa el escrito de acusación y la pena establecida en el de juicio rápido al que fueron citados ayer los dos futbolistas, "se rebajó un tercio la condena y quedó reducida a seis meses", explicó el fiscal.

Después de escuchar la sentencia, la abogada de Munúa, Carmen Saldaña, pidió la sustitución de la pena de seis meses de prisión por una multa económica de diez euros al día durante 12 meses, que suman 3.650 euros. Aouate no quiso reclamar indemnización aunque se reserva el derecho de solicitarla en un futuro.

Agresor y agredido siguen sin cruzarse desde hace 13 días. Entrenan por separado y prestaron declaración de la misma manera. Munúa no quiso valorar la sentencia, mientras Aouate insistió en que él no quería acudir al juzgado: "He venido porque me han mandado, para decir la verdad. Lo he dicho y ahora lo más importante es el equipo. Tenemos que guardar todas las fuerzas para pelear por la permanencia". El club ya ha levantado el expediente sancionador al portero israelí y podría volver a la disciplina del primer equipo. Sin embargo, el entrenador, Miguel Ángel Lotina, precisó que "no se han cumplido las condiciones que les impuso el vestuario para regresar", que se disculpen públicamente. "Si el vestuario quiere que vuelva uno, otro o los dos, yo les abro la puerta encantado. Pero no creo que estén por la labor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de enero de 2008