Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Adiós a un genio

"Nuestra Marilyn Monroe"

Anand, el vigente campeón del mundo, recuerda las hazañas de su admirado Fischer

El minuto de silencio que los mejores ajedrecistas del mundo guardaron ayer en el torneo Corus, de Wijk aan Zee (Holanda), el mejor del año junto con el de Linares, estuvo cargado de emoción. Todos ellos han aprendido mucho de Bobby Fischer y se expresaron con gran tristeza. El actual campeón del mundo, el indio Viswanathan Anand, fue más lejos: "Fischer es nuestra Marilyn Monroe porque es mucho mejor recordarlo en su plenitud. Ése es el lado bueno de su muerte".

Anand habló con Fischer en Reikiavik hace dos años: "Renuncié a ser vegetariano por una noche porque Bobby me llevó a una hamburguesería tras tomar toda clase de precauciones por si alguien nos seguía. Él tenía un tablero de bolsillo y fue un placer analizar juntos una partida que yo acababa de jugar en Wijk aan Zee. Me preguntó seriamente si el ajedrez clásico seguía teniendo sentido, dado que muchas veces las primeras veinte jugadas se hacen ahora de memoria. Yo intenté convencerle de que sí. Y él a mí de que es mejor la modalidad 960, en la que se sortea la posición de las piezas inmediatamente antes de la partida".

La trayectoria deportiva de Fischer impresiona mucho a Anand. Campeón absoluto de Estados Unidos a los 14 años; gran maestro a los 15, cuando los programas informáticos de ajedrez, que tanto aceleran ahora la progresión de los jóvenes talentos, ni siquiera se soñaban, aquel mozalbete estadounidense derrotó sin apenas ayuda a la impresionante maquinaria del ajedrez soviético, dirigida desde el Kremlin como un escaparate de los logros del comunismo.

En 1971 tumbó con relativa facilidad a todos sus rivales en el Torneo de Candidatos. Y en 1972 derrotó claramente a Borís Spasski en el duelo ajedrecístico más popular —los juegos y libros de ajedrez se agotaron en todo el mundo— y con mayor simbología política de la historia. La evaluación de Anand es precisa: "Fischer fue, como mínimo, el segundo mejor jugador de todos los tiempos, porque quizá [Gari] Kaspárov haya hecho aún más méritos. Y también fue el no va más del romanticismo". "La paradoja es que, tras lograr cuanto se había propuesto, lo tiró todo por la borda", añade el ajedrecista indio en referencia a su renuncia a defender el título frente a Anatoli] Kárpov en 1975 y a la bolsa de cinco millones de dólares.

Anand explicó así la comparación con Marilyn: "La vida de Fischer en los últimos decenios fue una pesadilla tras otra. Lo ideal sería que pudiéramos congelarlo en 1972, en el pico de su gloria, cuando enamoró a millones de personas. En realidad, fue entonces cuando lo perdimos aunque reapareciese fugazmente en 1992. Después, su vida cayó en picado. Pero, por otro lado, es cierto que, tras asilarse en Islandia, había logrado cierta estabilidad. De modo que, en el fondo, la noticia de su muerte es muy triste".

La mejor jugadora de la historia, la húngara Judit Polgar, que llegó a ser amiga de Fischer durante algún tiempo, jugó ayer muy afectada por la noticia y, de hecho, sufrió su primera derrota en el torneo, ante el noruego Magnus Carlsen, el Mozart del ajedrez, de 17 años, líder tras seis rondas.

Éste apuntó: "Las partidas de Fischer me fascinan por su impresionante sencillez, que yo intento imitar. A pesar de mi victoria de hoy, es un día muy triste para mí".

Una vida de película

- Con 14 años, campeón absoluto de EE UU, título que ganaría siete veces más.

- En 1972, campeón mundial al vencer al soviético Spassky en la partida más famosa.

- En 1975, las autoridades ajedrecísticas le despojan del título por no presentarse a la final. Se lo dan a Kárpov.

- En 1992 juega la revancha ante Spassky en Yugoslavia, contra la que pesaba un embargo. EE UU le coloca en busca y captura.

- Desaparece hasta que en 2001 elogia los atentados del 11-S en una radio filipina.

- En marzo de 2005, tras 8 meses detenido en Japón, se nacionaliza islandés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de enero de 2008

Más información