Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALEXÉI PAJITNOV | Inventor de videojuegos

"Jugar al 'Tetris' es como poner orden al caos"

¿Quién no se ha enganchado alguna vez al Tetris, el videojuego en el que se debe completar un rompecabezas a partir de una cascada de piezas que el usuario va rotando en el espacio?

El Tetris vio la luz en 1985. Alexéi Pajitnov, el padre de la criatura, investigaba sistemas de reconocimiento del habla en la Academia de las Ciencias de Moscú. Pero su corazón estaba en los juegos. Cuando decidió crear el Tetris, lo basó en un puzle de mano muy popular en su infancia, el pentaminos. Nunca sospechó que su invento perduraría hasta ahora, con más de 55 millones de copias vendidas en todo el mundo, con líos de licencia de por medio y en numerosos sistemas recreativos, desde la plataforma Atari a las consolas Nintendo y hasta en teléfonos móviles.

El primer diseño del Tetris lo creó en una vieja computadora rusa sin gráficos, dibujando las piezas con símbolos alfanuméricos. La explosión llegó cuando lo reprogramó para PC. Pajitnov impartió ayer una conferencia ante una audiencia entusiasmada en la Universidad de Barcelona con motivo del Año de la Computación.

¿Por qué el Tetris crea adicción? "Es un juego muy simple, no violento y que tiene un espíritu constructivo. Siempre quieres hacerlo mejor", explica Pajitnov. "El jugador tiene la sensación de poner orden alrededor del caos". La simplicidad del juego es una de las claves de su éxito, cree: los dispositivos de juego han mejorado dramáticamente, pero no el cerebro humano, ríe.

El inventor del Tetris ignoraba que con su videojuego se hubieran realizado experimentos científicos. En el año 2000, investigadores de la Harvard Medical School de Estados Unidos demostraron que el cerebro puede utilizar el sueño para reforzar el aprendizaje. Gran parte de los sujetos que habían jugado con el Tetris reportaban luego sueños con imágenes asociadas.

Hace un par de años que Pajitnov dejó Microsoft, tras varios años de trabajo, "probablemente los más productivos de mi carrera", asegura. Ahora "vivo la vida", pero confía en que su nueva idea prospere: con un socio trata de desarrollar el Tetris como "un deporte virtual", con campeonatos profesionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de enero de 2008