Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un machista homófobo y dominante

Sale a la venta en EE UU el polémico libro de Andrew Morton sobre Tom Cruise

Una persona con una doble vida, que mantiene a su mujer "aislada y sola". Machista, homófobo y dominante en sus relaciones. Fanático de la religión. Segundo de a bordo en la Iglesia de la Cienciología, en la que maneja los hilos "desde la sombra". Éste es el Tom Cruise que retrata el biógrafo Andrew Morton en su último libro, Tom Cruise: an unauthorized biography, publicado ayer en EE UU y que ha salido a la venta con una tirada de 400.000 ejemplares.

Todo empezó en mayo de 2005. Una imagen suscitó la curiosidad de Morton: Cruise saltando en el sofá de Oprah Winfrey, declarando de forma histriónica su amor por la también actriz Katie Holmes. "Hay algo raro en él", pensó. Y se puso manos a la obra. El escritor le ha dedicado dos años de su vida a Cruise. Para elaborar el libro ha entrevistado a cien personas. Entre ellas no se encuentran ni el actor ni ningún miembro de su círculo de amigos o colegas de Hollywood.

Previamente, Morton había investigado sobre las vidas de la princesa Diana (en una biografía autorizada en secreto), Monica Lewinsky (también autorizada) y Madonna (no autorizada). En esta ocasión, escribir sobre Cruise implicaba hacerlo también sobre la Iglesia de la Cienciología.

Morton califica su trabajo de "peligroso". Según cuenta, un detective privado se le acercó en Hollywood y le ofreció un arma. "Para protegerte de los de la Cienciología". Morton la rechazó, pero este incidente le puso nervioso. "Unos días antes un amigo me había dicho que era menos peligroso limpiarle el trasero a un león con papel de lija que hacer averiguaciones sobre la Cienciología".

- Cienciología. Morton se hace eco de los rumores que aseguran que Suri, la hija de Cruise de 21 meses, fue concebida utilizando el esperma congelado del fundador de la Cienciología, fallecido en 1986. El abogado de Cruise, Bert Fields, asegura que se trata de "una gran mentira". La Cienciología ha publicado un comunicado en el que asegura que "nunca se congeló el esperma del señor Hubbard". Realmente, lo único que Morton menciona en el libro es que "algunos de los fanáticos se han planteado la posibilidad de que la actriz fuera inseminada con el esperma congelado de Hubbard".

Según el tabloide New York Daily News, el actor y la Cienciología acudirán a los juzgados y le pedirán a Morton 100 millones de dólares en compensación por daños. En el comunicado difundido el mismo día de la presentación del libro, esta iglesia asegura que el libro es "un atraco a mano armada" y un "ataque difamatorio", digno de "los tabloides británicos de los que procede su autor".

- Sexualidad. "Tom Cruise no es homosexual", asegura Morton sin ambages. "Ha tenido cientos de novias, una tras otra, desde que tenía 11 años". El escritor reconoce que en Internet hay al menos dos millones de páginas web en las que se cuestiona la sexualidad de Tom Cruise. Los rumores comenzaron cuando su primera mujer, Mimi Rogers, dijo que Cruise era un "monje" y que "practicaba abstinencia sexual aunque estuviera casado". "Más que ser gay", ha dicho Morton, "lo que le pasa a Cruise es que nunca ha estado sin una mujer a su lado".

"Honestamente, Tom Cruise siempre ha sido un mujeriego. Novias, amantes y esposas", dice el libro. "No hay ningún día en su vida en que no haya cortejado a una novia o haya estado casado con una mujer".

- Relaciones truncadas. Según Morton, Nicole Kidman no gustaba en la Cienciología porque su padre "es un psicólogo, y esto podía causar problemas". Los miembros de este culto presionaron al actor para que abandonara a su mujer. Al final, Cruise cedió en noviembre de 2000. Al parecer se la amenazó con revelar aspectos de su vida sexual si hacía "demasiado ruido" en el divorcio. "En la Cienciología sólo hay un foco", dice Morton. "Sexo, sexo y sexo".

Sobre el romance de Cruise con Penélope Cruz, Morton dice que "el padre de Cruz, Eduardo, estaba preocupado por que su hija acabara metida en algo parecido a una secta, le preocupaba perderla para siempre". En la biografía se comenta que Eduardo Cruz pidió ayuda a una organización que trata a personas atrapadas en este tipo de cultos religiosos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de enero de 2008