Rescatado el cadáver del pescador de angulas

Buzos de la Guardia Civil recuperaron ayer el cuerpo sin vida del pescador Julio Álvarez, de 60 años de edad, que desapareció en el río Miño en la madrugada del viernes, en términos del municipio de O Rosal, mientras se dedicaba a la pesca de angulas.

Los buzos de la Guardia Civil localizaron el cadáver del pescador sobre las 13.30 horas de ayer, sumergido en una zona situada a unos 400 metros del lugar donde le había volcado la barca, según confirmaron a Europa Press fuentes del Grupo Municipal de Intervención Rápida (Grumir) de A Guarda.

La búsqueda de Julio Álvarez se centró durante los dos últimos días en la parroquia de Tabagón, municipio de O Rosal, con un operativo en el que participaron efectivos de Protección Civil, Cruz Roja y Grumir por tierra, y buzos de la Guardia Civil en el río, además de embarcaciones de apoyo de los pescadores de la zona.

Julio Álvarez desapareció sobre las cuatro de la madrugada del viernes, después de que la embarcación con la que estaba faenando volcara por el mal tiempo. Otros compañeros que faenaban con él en la zona dieron la señal de alarma y avisaron al 112, iniciándose así su búsqueda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 13 de enero de 2008.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete