Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una pareja muere en el centro de Vigo por el pique de dos conductores

Uno de los coches chocó frontalmente contra el que ocupaban los fallecidos

Una corona de flores colgada de una farola, en el punto en que se produjo el choque, una céntrica calle de Vigo, era ayer el único testimonio del brutal choque que acabó con la vida de un matrimonio que regresaba a casa después de cenar con unos amigos. El coche en que viajaban, un Citroën AX, fue embestido frontalmente por un BMW que forcejeaba con un Audi A3, ambos emparejados y con sus conductores pisando a fondo el acelerador, en un reto indefendible que tuvo esas consecuencias homicidas.

Con Makelele viajaba la ex novia de El Coletas, que resultó herida

Eran las 0.30 de ayer. Las identidades de los dos conductores no se han hecho públicas, aunque trascendieron sus alias: El Coletas, de 29 años, que conducía el BMW, y Makelele, de 30, que iba al volante del Audi. Estaban empezando la noche y, circulando hacia el centro de la ciudad, enfilaron picados la calle Jenaro de la Fuente, una vía reciente que atraviesa un barrio histórico de Vigo, O Calvario. Con El Coletas viajaba un amigo, y con Makelele, tres, dos varones en los asientos posteriores y una chica delante. La chica fue novia de El Coletas, y ésta podría ser la causa más probable del pique entre ambos conductores, que allí mismo improvisaron una competición disputándose el adelantamiento y circulando en paralelo.

La calle, de tres carriles en cada sentido, aunque sólo dos hábiles por estar los más próximos a las aceras dedicados a aparcamiento, tiene unos 200 metros de longitud, con trazado totalmente recto y con forma de loma, de manera que desde un extremo no se ve el otro. Ambos están marcados por sendos semáforos y hay otros dos en la zona intermedia de la calle, donde ésta cruza otras calles del barrio más estrechas.

El Coletas y Makelele, circulando en paralelo por los dos carriles útiles, divisaron desde la parte alta de la calle un coche estacionado en doble fila. En lugar de frenarlos, los aguijoneó: a Makelele para superar con el Audi el obstáculo que estaba en su carril y a El Coletas para obligar al otro a frenar. Pero el Audi no frenó, sino que, manteniendo el acelerador pisado a fondo, maniobró para invadir el carril que ocupaba el BMW.

Los dos vehículos se tocaron a la altura de las ruedas delanteras. El BMW invadió sin control los carriles del sentido contrario, por donde discretamente volvían para su casa, en Candeán, el extrarradio vigués, Manuel García, de 55 años, y su esposa, Dolores Iglesias, de 53. El impacto fue brutal.

El Citroën AX, que circulaba a velocidad normal (unos 50 kilómetros por hora), salió despedido varios metros y quedó acaballado sobre el capó de otro coche estacionado, justo donde ayer alguien colocó la corona de flores que rendía memoria y sentimiento al matrimonio fallecido. Sus cuerpos tuvieron que ser excarcelados por los bomberos del amasijo de chatarra.

El BMW quedó plantado en mitad de la calle. Makelele, por su parte, se fugó con el Audi durante algo más de media hora. Luego volvió al lugar del suceso y, con los cadáveres aún al lado, se puso a discutir con El Coletas de quién había sido la culpa. La policía los detuvo a los dos. Sólo la chica resultó ligeramente herida y se recupera en la clínica Nuestra Señora de Fátima.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de enero de 2008