Los padres de la guardería con grietas piden aulas prefabricadas

Asamblea de padres. Una treintena se reunió ayer en el patio de la escuela infantil Valle del Oro (Carabanchel) para saber qué va a pasar con sus hijos. La Comunidad anunció el pasado 20 de diciembre que el día 21 cerraba el centro, con 60 alumnos menores de tres años, porque "no se puede garantizar la estabilidad estructural" del edificio. Las paredes de la guardería tienen grietas, pero no son de hace unos días, según familiares y trabajadores.

Los padres criticaban ayer que la Comunidad les informara del cierre "de la noche a la mañana", justo antes de las vacaciones. Ninguno tenía ayer información del nuevo centro, según indicaron durante la asamblea.

Los familiares reclaman en una carta a Educación "la inmediata escolarización" de los niños e información "pormenorizada y por escrito" del futuro de la escuela infantil. La propuesta de Educación es reubicar a los maestros en otros centros. Contra esa medida, proponen que se utilice parte de la parcela donde está la escuela -de 2.000 metros cuadrados, con sólo 400 ocupados- y se ubiquen aulas prefabricadas para que sigan todos juntos.

Un portavoz de Educación aseguró que contactarán hoy con los familiares de los menores para escolarizarlos "esta misma semana" en la escuela infantil Cinco Lobitos, situada en el mismo distrito pero a siete kilómetros de distancia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Pilar Álvarez

Es jefa de Última Hora de EL PAÍS. Ha sido la primera corresponsal de género del periódico. Está especializada en temas sociales y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en este diario. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS