Bares por nacionalidades

La zona de copas Costa Polvoranca, en Alcorcón, recibe cada fin de semana a miles de visitantes, no sólo de la localidad, sino también de municipios cercanos e incluso de la capital.

No es ya el lugar de moda para acabar la noche que fue a finales de los noventa. A cambio, ha experimentado un efecto de concentración de los clientes en razón de su procedencia, lo que ha supuesto la aparición de locales frecuentados por subsaharianos o por latinos, mientras que otros cuentan entre su clientela casi exclusivamente con españoles. Apenas si hay contacto entre los clientes de cada bar.

Junto al nuevo fenómeno, el polígono de los bares ha ido alimentando fama de inseguro. Una fama que comenzó con un crimen, en 1996, durante una pelea multitudinaria en la que murió asesinado Ricardo Rodríguez, de 20 años. Seis años más tarde, otro joven, el angoleño Ndombele Augusto, de 16, moría de la misma manera.

El Ayuntamiento reconoce que el polígono de copas Costa Polvoranca genera problemas de inseguridad y por ello, asegura el Consistorio, la policía lo vigila especialmente en las noches de los fines de semana. Los casos de violencia, dicen los responsables de la seguridad de Alcorcón, son más producto del caldo de cultivo social que de un lugar concreto.

No opina lo mismo el presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, que califica el polígono de Polvoranca como un "polvorín" en el que existe, según él, una falta intolerable de medidas de seguridad. Respecto al asesinato del magrebí, Ibarra afirma que, para él, se trata de una expresión de violencia de origen étnico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 07 de enero de 2008.