Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un homenaje intenta rescatar del "olvido" a Elixio Rodríguez

El BNG rindió ayer "un homenaje contra el olvido" en palabras de su líder, Anxo Quintana, a Elixio Rodríguez, el chaval del pueblecito orensano de Grou (Lobios) que apenas sabía de nacionalismo hasta que se pegó a Risco y Otero Pedrayo en sus paseos por la Alameda de Ourense y que falleció el 9 de julio en México D.F. a los 97 años, convertido en referente del nacionalismo gallego fuera de Galicia.

Sus caminatas de adolescente junto a los padres de la Xeración Nós forjaron la ideología de un nacionalista y republicano en el exilio. Condenado a muerte en la Guerra Civil (se libró por mediación de Castelao y la Pasionaria), Rodríguez huyó a Francia y a México en donde trabajó para organizar el Partido Galeguista y crear la revista Vieiros.

Ayer, el día en que habría cumplido 98 años, su pueblo natal le dedicó una plaza y la reedición de su agotada novela autobiográfica, Matádeo mañá , en alusión a la frase que le salvó la vida pronunciada por un teniente del ejército al borde de una cuneta de Bande, donde iba a ser fusilado en el 36. Por la tarde, su pueblo adoptivo de Celanova le rindió tributo con una conferencia a tres moderada por el periodista Xosé Manuel Pereiro. El vicepresidente de la Xunta; el presidente de la Fundación Galiza Sempre, Xosé Manuel Beiras, y la responsable de la comisión de emigración del BNG, Ana Miranda, destacaron el empeño del galleguista que "mantuvo la luz cuando aquí reinaba la oscuridad".

Quintana refrendó estas palabras "del compañero Beiras", con el que se fundió en un abrazo, y destacó que el homenaje supone un "nuevo despertar de la nación, imposible sin gente como Elixio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 2008