Ocho horas de caos tras otra avería en el Cercanías barcelonés

El segundo incidente en 24 horas causa un retraso medio de 40 minutos

No hubo tiempo de alegrarse. A las 11.30 llegaba a las puertas de Barcelona, a cuatro kilómetros de Sants, una locomotora de pruebas del AVE, pero para entonces, el caos llevaba cuatro horas cebándose de nuevo con los trenes de cercanías de Barcelona. El motivo: una nueva avería en una catenaria. La segunda en 24 horas.

El fallo provocó demoras en todas las líneas de media y larga distancia

La avería de anteayer supuso más de tres horas de problemas en los Cercanías de Barcelona. La de ayer, ocho. Anteayer el problema se circunscribió a la línea C-2 (en el norte, donde se produjo la avería, y en el sur, de rebote) y a los trenes de media distancia de Girona. Ayer, fallaron todas las líneas, que acumularon retrasos de más de 40 minutos de media. El tren del aeropuerto fue suprimido y suplido con autobuses. Los de media y larga distancia que entran en Barcelona por el sur o salen de la ciudad en esa dirección, fueron desviados por el interior, con sus consiguientes retrasos.

Adif ignora las causas y Renfe, en este caso, padece las averías de Adif. Anteayer se rompió un contrapeso que fija la catenaria. Una pieza instalada en 2001, revisada hace poco y que no mostraba signos de fragilidad. La causa de la rotura la establecerá el laboratorio de la Escuela de Ingenieros Industriales de Madrid.

El fallo de ayer se produjo en el anclaje de la catenaria, muy cerca ya de Barcelona y en un punto reformado el pasado mes de noviembre. Se soltó un anclaje químico que fija la catenaria y ésta perdió la tensión mecánica. Resolver el problema exige apenas 10 minutos, pero llegar hasta allí, cancelar circulaciones y cortar la corriente, es más complicado. El problema se originó a las 6,42 horas. Adif optó por mantener una vía operativa hasta las 10.00, antes que cortar todo el servicio. El resultado fue que hasta pasadas las 15.00 horas no se recuperó la normalidad.

Juan Pastor, director de la empresa Cobra en Cataluña, que es quien realizó la instalación reciente explicó que se trata de un sistema utilizado tanto por trenes como por diferentes metros. "Trabajamos de modo que se reduzca al máximo el error humano", aseguró Pastor. Cerca de 411.000 personas usan los trenes de Cercanías en un día laborable. Ayer, unos 150.000 usuarios se vieron afectados por la avería.

La nueva serie de averías provocó movimientos políticos. Joan Herrera (ICV-IU) pidió la comparecencia de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, ante la Diputación permanente del Congreso. Contó con el apoyo de los diputados del PNV. CiU relacionó las nuevas averías con las "prisas" para conseguir que el AVE acabe llegando a Barcelona antes de las elecciones del 9 de marzo.

La avería coincide con una encuesta de la Generalitat que detecta la insatisfacción de los catalanes: el 60,9% dice estar harto de los problemas de apagones, trenes y colapsos.

UNA LOCOMOTORA DE PRUEBAS DEL AVE LLEGA A BARCELONA

Una locomotora de pruebas circuló ayer por las vías del AVE hasta Can Tunis, junto a Bellvitge y a cuatro kilómetros de Sants. La máquina alcanzó una velocidad punta de 330 kilómetros por hora entre Vilafranca y el viaducto del Llobregat y luego redujo la marcha. La locomotora, modelo BT, llegó a Can Tunis sobre las 11.30 impulsada por un motor diésel -la vía aún no tiene totalmente instalada la catenaria-. Los trabajadores comprobaron que la plataforma estaba asentada y que las vías estaban bien alineadas. En una segunda fase se analizarán los radios de curva, las instalaciones de seguridad, los sistemas de radio, los enclavamientos y los semáforos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 04 de enero de 2008.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50