Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alto precio de la vivienda hace perder población a cuatro capitales

Sevilla ha perdido 5.200 habitantes en el último padrón y Málaga se estanca

Las capitales de provincia andaluzas viven actualmente el mayor periodo de actividad económica y social de su historia. Los espacios comerciales, administrativos y de ocio funcionan a pleno rendimiento; y los centros históricos se han convertido en museos al aire libre que atraen cada año a millones de turistas. Sin embargo, este auge no tiene un reflejo en las cifras de población o, mejor expresado, tiene un reflejo negativo. Los precios de la vivienda, prohibitivos para muchos, y la búsqueda de una mayor calidad de vida están expulsando a miles de personas desde estas ciudades hacia otras localidades de sus áreas metropolitanas.

Cuatro de las ocho capitales de provincia andaluzas -Sevilla, Granada, Cádiz y Jaén- han perdido habitantes, según la última revisión del padrón de 2006, cerrado el 1 de enero de 2007. Otras tres -Málaga, Córdoba y Huelva- han experimentado un estancamiento después de años de crecimiento. Sólo Almería mantiene el ritmo demográfico de los últimos años.

El caso más llamativo se da en Sevilla. La capital regional ha perdido en el último año 5.269 habitantes y pierde la barrera psicológica de los 700.000 empadronados. El profesor de Geografía Humana de la Universidad de Málaga, Alfredo Rubio, achaca esta caída, entre otros factores, al "altísimo" precio de la vivienda -3.140 euros por metro cuadrado en vivienda usada de media- y al "deterioro de la calidad ambiental" de la ciudad. Rubio cita el caso del "grave vaciamiento" del barrio de Santa Cruz: "Allí el turismo ha desalojado a la población: no se puede circular con un carrito de la compra o de niño, y hay mucho ruido de tráfico y basuras".

Parejas jóvenes que trabajan en Sevilla están poblando masivamente los municipios de la corona metropolitana. Dos Hermanas ha ganado 16.693 habitantes en lo que va de siglo y se sitúa como la decimotercera urbe andaluza con 117.564 censados. Alcalá de Guadaíra ha sumado el pasado año 1.099 nuevos residentes; Utrera, 913, y La Rinconada, 841.

Málaga, la segunda urbe de la región, ha sufrido un brusco frenazo en su crecimiento. En el último año apenas ha sumado 619 vecinos, frente al ritmo de 5.500 empadronados anuales que registró entre 2001 y 2006. Para Rubio, "Málaga, al igual que Sevilla, está más estancada de lo que reflejan las estadísticas y se ha convertido en una ciudad tematizada, sobre todo en el centro histórico, que ha experimentado cambios profundos muy acelerados".

Frente al parón malagueño, permanece fuerte el crecimiento de los municipios del área metropolitana, como Rincón de la Victoria (+1.897) o Alhaurín de la Torre (+1.603). Las localidades de la Costa del Sol occidental, por su parte, no dejan de crecer. Desde 2001. Mijas ha ganado 19.547 vecinos; Estepona, 16.801 y Torremolinos 16.397. Este "gigantismo metropolitano" es "preocupante" para Rubio: "El hecho de tener siete palacios de congresos en la Costa del Sol es un síntoma de la incapacidad que tenemos de pensarnos como un territorio", afirma.

Granada ha perdido 1.722 habitantes en 2006, los mismos que han ganado conjuntamente Armilla, La Zubia y Santa Fe. Cádiz sigue sufriendo una sangría, con 9.417 empadronados menos que en 2001. "Cádiz es una ciudad tan bella como problemática", señala Rubio, que apunta a Los Barrios como futuro municipio receptor de esta salida. "No hay más que ver dónde se instalan los centros comerciales".

Almería, que ha ganado 15.657 vecinos desde 2001, conserva todavía el empuje demográfico, al igual que El Ejido (+22.395). En el lado opuesto, Jaén deja de crecer y cae en 376 personas. Córdoba y Huelva registran aumentos casi insignificantes para su tamaño: 733 y 410 personas respectivamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de enero de 2008