Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de la mitad de los policías locales de Ferrol están de baja

Más de la mitad de la plantilla de la Policía Local de Ferrol, -62 de los 110 agentes- está de baja esta Navidad. Esta "insólita" proliferación de bajas médicas en las fiestas navideñas, que desde el ejecutivo local han calificado como una singular "pandemia", ha derivado en otra situación casi cómica que ha cogido por sorpresa al gobierno bipartito, PSdeG-IU, de Vicente Irisarri. La ciudad naval, con algo más de 75.000 habitantes, pasó la noche de fin de año con un solo policía local de guardia y al frente de la centralita telefónica.

"Me desayuné con la noticia del único agente", confesaba ayer un sorprendido concejal de Personal. Javier Galán, de IU, asegura que en la relación de partes de baja hay más de una decena con fecha del día 31 de diciembre por "enfermedad común". "Parece que se trata de una pandemia que afecta exclusivamente a la policía local de Ferrol" ironiza Galán, "ellos sabrán a qué están jugando". De momento, y tras reunirse ayer por la mañana con los ediles de Seguridad, Tráfico y Personal, el regidor ferrolano Vicente Irisarri acordó solicitar a la inspección médica que revise todas las bajas de los agentes ferrolanos. "No nos consta que haya ninguna por accidente laboral", apunta Galán.

Huelga encubierta

Ferrol está viviendo una situación semejante a la que se dio este verano en A Coruña y Lugo, donde también proliferaron las bajas entre los agentes, y los ayuntamientos anunciaron investigaciones. Detrás de lo que parece una huelga camuflada subyace el malestar de los funcionarios ferrolanos por las críticas del regidor al absentismo laboral, y el "descontento generalizado" de los policías, que reclaman desde hace meses un incremento en sus retribuciones que los equipare a otros municipios gallegos.

"Ferrol está a la cola", señala Ángel Gómez, de UGT, "a años luz de otras ciudades gallegas". Los representantes sindicales cuestionan, sin embargo, que el gobierno de Irisarri no tuviera reparos en incrementar sustancialmente el salario de los ediles al inicio de su mandato y recuerdan que les adeudan las horas extra desde julio. Desde el ejecutivo local señalan que están negociando "permanentemente" algunas de las demandas de los agentes, como la ropa de trabajo y la mejora del sistema de comunicaciones, además de incrementar el plus de nocturnidad y festividad, fijado ahora en menos de un euro por hora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de enero de 2008