Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ayudas al alquiler arrancan con atasco virtual

Los jóvenes han pedido ya 100.000 formularios, según Vivienda

La ventanilla para solicitar las nuevas ayudas al alquiler para jóvenes se abrió ayer en casi todas las comunidades autónomas. Hubo colas en algunas oficinas, pero sobre todo, hubo colas en Internet. La intensa campaña publicitaria del Ministerio de Vivienda encauzó la mayor parte de la demanda de información y de las descargas de formularios a su página web (alquilerjoven.es), que estuvo bloqueada toda la mañana. Los formularios y la información estaban también disponibles -y sin atasco virtual- en las páginas web de la mayoría de las comunidades, que a la postre son las que tramitan y aprueban las solicitudes de las ayudas estatales.

La página 'web' del Ministerio estuvo bloqueada toda la mañana

Aguirre y Camps insistieron en que recurrirán la ayuda en el Constitucional

Un portavoz de Vivienda aseguró que hasta la tarde de ayer ya se habían pedido o descargado 100.000 formularios -la mayoría por la Red-, aunque el ministerio aún no tiene datos de cuántas solicitudes se han presentado. Y achacó al "aluvión" de conexiones el atasco en Internet. El Gobierno habilitó ayer otro acceso directo (la-moncloa.es) y abrirá otro hoy en la página del Consejo de la Juventud (cje.org).

- El primero, por Internet. Andalucía y Asturias son las únicas comunidades en las que se puede completar todo el trámite por Internet. Y como en la Red no hay fiestas, Carlos Rodríguez envió su solicitud a las 7.00 del 1 de enero. "Fui el más agonía", bromeaba ayer Carlos, que paga 500 euros al mes de alquiler en Jerez de la Frontera (Cádiz).

Si recibe la ayuda, Carlos, que trabaja como administrativo en un centro de atención a personas con parálisis cerebral, podrá disfrutar de ella poco tiempo. En abril cumple 30 años, la edad máxima fijada por el Ministerio de la Vivienda para pagar la subvención. Es una de sus quejas: "Creo que el límite debería haber sido mayor, quizá 32 o 33 años, yo me sigo considerando joven".

La segunda pega que ve se refiere a los inmigrantes. Carlos está casado con un chileno de 26 años, que podrá solicitar la ayuda cuando obtenga la nacionalidad española a la que tiene derecho por su matrimonio. "Los extranjeros tienen que tener la tarjeta de residencia permanente, si no se hubiese casado y fuese asiático tendría que esperar cinco años, le pondría fuera del plazo para la ayuda", razona.

- Quejas en Madrid y Valencia. "A las nueve de la mañana ya había unas 25 o 30 personas esperando en la calle", aseguraba a media mañana un trabajador de la oficina de Vivienda de la Comunidad de Madrid en la capital, la más atestada de las 19 abiertas en la región. Cuando se cerró, habían pasado por ella 976 personas, de los que 455 presentaron ya su solicitud.

Isaac Marina, de 28 años, y Saray Cerdan, de 27, entregaron en esta oficina su solicitud. Ambos viven en un piso de alquiler en Móstoles, al sur de la comunidad, y pagan 737 euros al mes por una vivienda de tres habitaciones. "Es una cantidad bastante alta, nos ocupa un sueldo entero y eso sin tener en cuenta los gastos del piso", explicaron.

En la cola, el temor a que los arrendadores aprovechen la subvención para incrementar el alquiler era una de las cuestiones más comentadas. Fue el caso de Bárbara y Adolfo, de 27 y 30 años, quienes se vieron obligados a cambiar de casa en diciembre para optar a la ayuda. "Nuestro casero no quería regularizar el alquiler que teníamos y nos dijo que si nos hacía un contrato y optábamos a la ayuda nos iba a subir el precio", señalaron.

Por su parte, la Comunidad de Madrid acusó ayer al Ministerio de Vivienda de "falta de previsión" y denunció que el departamento que dirige Carme Chacón "todavía no ha puesto a su disposición el sistema informático" que permite tramitar la ayuda. Un portavoz de Vivienda replicó que Madrid, como el resto de comunidades, sí tienen acceso al sistema informático.

El Gobierno de Esperanza Aguirre (PP) se ha erigido en uno de los principales opositores al decreto de ayudas al alquiler del Gobierno de España y la pasada semana anunció que presentará un requerimiento de competencia ante el Constitucional por considerar que éstas invaden sus atribuciones en materia de vivienda. El Ejecutivo valenciano, dirigido igualmente por el PP, insistió ayer en que también presentará un recurso. Según la Generalitat valenciana, ayer se atendieron a 419 jóvenes en las tres oficinas abiertas (Valencia, Alicante y Castellón), a las que se sumarán otras 11 ventanillas en los próximos días.

- Oficinas repletas. Unos 600 jóvenes catalanes acudieron ayer a alguno de los 90 puntos en los que pueden solicitar las ayudas para el alquiler. Las dos oficinas de Barcelona concentraron la mayor afluencia de gente, de forma que a media mañana había colas de hasta unas setenta personas. Ante la previsión de que en los próximos días las oficinas vuelvan a estar repletas, la secretaria de Vivienda de la Generalitat, Carme Trilla, recordó que no hay un volumen máximo de ayudas para conceder, sino que se darán a todo aquel que cumpla los requisitos que exige la convocatoria.

En Galicia, la Xunta abrió siete oficinas, una en cada ciudad de la comunidad para tramitar las solicitudes. A falta de datos, fuentes de la consejería de Vivienda destacaron el elevado número de personas que se presentaron en las sucursales para solicitar información.

- Euskadi y Navarra, a la espera. En las dos comunidades forales, los jóvenes deberán esperar al menos hasta la próxima semana para solicitar estas ayudas. Un portavoz del Gobierno vasco afirmó que el próximo 9 de enero se firmará un convenio con el Ministerio de Vivienda en el que se detallen cómo tramitar las subvenciones. A diferencia de otras comunidades, en el País Vasco se ha alcanzado un acuerdo para que se excluya de las ayudas a los jóvenes que paguen más de 700 euros mensuales por el alquiler de un piso, para evitar efectos inflacionistas.

Información elaborada por Tereixa Constenla, Javier S. del Moral, Pablo López Campos, Lluís Pellicer, Ignacio Zafra y Alberto Uriona.

Sin plazos ni límite presupuestario

La previsión del Ministerio de Vivienda es que unos 361.000 jóvenes pedirían la ayuda este año, para lo que reservó una partida de 400 millones de euros en el Presupuesto del Estado. Pero ante el aluvión de peticiones, Vivienda insistió ayer en que esa partida presupuestaria es ampliable si es necesario y que no hay plazo alguno para pedir la ayuda.

La nueva subvención, que nació con polémica por algunas semejanzas con la ayuda al alquiler aún vigente, será de 210 euros al mes para las personas entre 22 y 30 años cuyos ingresos anuales no pasen de 22.000 euros.

Además, se puede solicitar otra subvención de 120 euros para rebajar el coste financiero del aval. Y un préstamo de 600 euros a interés cero para la fianza. La duración de la ayuda es de cuatro años, sean o no consecutivos, y sólo habrá una prestación por piso alquilado, de modo que si hay más de un titular en el contrato de alquiler la ayuda se prorratea entre ellos.

Las comunidades autónomas son las encargadas de tramitar y aprobar la solicitud, aunque la ayuda es estatal. El solicitante tiene que tener cuenta en las entidades financieras con las que tiene convenio el Ministerio. Cada mes, las entidades informarán de que se ha hecho efectivo el pago del alquiler y entonces Vivienda ingresará la ayuda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de enero de 2008

Más información