Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Retirada la custodia a los padres de un bebé en Llançà

El niño presentaba síntomas de malos tratos

La Generalitat se ha hecho cargo de la custodia de un bebé de nueve meses de Llançà (Alt Empordà) al que sus padres supuestamente sometían a malos tratos. El pequeño, que está ingresado de forma provisional en un centro de atención de menores, sufre heridas y arañazos en el rostro y fue trasladado al Hospital de Figueres durante la noche de fin de año.

Sus padres, originarios de Barcelona aunque afincados en Llançà, fueron detenidos por agentes de la Policía Local de la población y han quedado en libertad con cargos después de declarar ante el juez de guardia de Figueres. Los hechos sucedieron el pasado lunes, entre las doce y la una de la madrugada. Un vecino alertó a la policía porque se oía una fuerte discusión de la pareja en el piso de al lado, situado en un edificio ubicado en el centro de la población. Los agentes policiales llegaron al domicilio y se encontraron con un hombre y una mujer enzarzados en una pelea. Al parecer, en el momento de la discusión la pareja presentaba síntomas de haber ingerido alcohol. La mujer llevaba en brazos a un bebé envuelto en una manta y que lloraba sin cesar. Los municipales cogieron al pequeño para ver qué le ocurría y fue en ese momento cuando comprobaron que tenía heridas en la cara, arañazos y algunos moretones en las cejas y los ojos. Al preguntar a los progenitores por el origen de las lesiones, la pareja se limitó a decir que había tenido un accidente, pero no quisieron facilitar más detalles.

Como medida preventiva, los agentes de la Policía Local trasladaron al bebé a un centro de atención primaria de Llançà, donde los médicos de guardia le realizaron una primera exploración y no descartaron, ya desde un principio, que las heridas hubieran sido causadas por maltratos físicos. El niño ingresó pocas horas más tarde en el Hospital de Figueres, donde pasó la noche, mientras que los padres fueron detenidos por los Mossos d'Esquadra.

Los facultativos que se encargaron del caso activaron el protocolo establecido por la Dirección General de Atención a la Infancia para casos en los que se sospecha de manera fehaciente de la existencia de malos tratos y la custodia del bebé ha pasado automáticamente a manos del Departamento de Acción Social. Pese a todo, el estado de salud del menor es bueno, ya que las heridas que presentaba no eran de gravedad.

Técnicos y personal de los servicios sociales investigan ahora el entorno familiar para verificar si es el adecuado y si en realidad las heridas del menor son fruto de malos tratos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de enero de 2008