La CRTVG aprueba la ampliación de 220 plazas en los medios públicos

El PP se vale de la grave enfermedad de un consejero para parar la oposición

El consejo de administración de la Compañía de Radio Televisión de Galicia (CRTVG) aprobó ayer el nuevo cuadro de personal que prevé crear 220 nuevas plazas en las tres empresas que integran la corporación, después de que los consejeros del ente elegidos a propuesta del PP aceptasen desbloquear el proceso en la tercera votación que se celebra en el mes de diciembre. La resolución impedirá el despido de 18 trabajadores de los medios públicos autonómicos cuyos contratos expiraban a finales de mes y a los que ahora la dirección podrá renovar de forma temporal hasta la convocatoria de las oposiciones.

Representantes de PSdeG y Bloque piden llevar a votar al consejero enfermo

La unanimidad dentro del órgano rector de la CRTVG permitió aprobar la ampliación del catálogo de plazas que obligatoriamente debía ser avalado por mayoría cualificada (seis de los 13 consejeros representan al PP). Pero no hubo acuerdo para refrendar las líneas maestras que regirán el concurso oposición y que ya habían sido pactadas por trabajadores y empresa.

Era el tercer punto de la votación y bastaba mayoría simple, la que garantizaban los cuatro consejeros socialistas, los dos del BNG y el del director de la compañía, Benigno Sánchez. Pero los representantes del PP rompieron el pacto tácito según el cual no aprovecharían en las votaciones la ausencia, por grave enfermedad, del consejero nacionalista Lois Obelleiro. Los populares votaron en bloque contra la filosofía pactada por trabajadores y patronal para la convocatoria de las pruebas y bloquearon esa moción, a pesar de que en otro punto anterior del orden del día -la aprobación de actividades de la CRTVG para 2008- uno de sus consejeros se había ausentado para no perturbar la representación del consejo.

Esa decisión originó una fuerte disputa en la mesa por parte de los consejeros socialistas y nacionalistas que tacharon de desleales a los representantes del PP. Algunos de los miembros elegidos a propuesta de PSdeG y Bloque defendieron incluso la posibilidad de incorporar en ambulancia al consejero enfermo para sacar adelante las votaciones en futuras reuniones.

Xosé Luis Iravedra, consejero del PP, explicó así la posición de su grupo: "No rompimos ningun pacto de caballeros, nosotros siempre dijimos que no utilizaríamos una enfermedad de un compañero para vetar votaciones trascendentes". En su opinión, la de ayer no lo era porque se "trataba de aprobar un acta de una reunión de sindicatos y dirección sin ninguna validez para convocar las pruebas y que podría ser impugnada por cualquiera de las partes".

La lectura de la presidenta del organismo, la nacionalista, Cecilia Pérez Orxe, es bien distinta. Explicó que aunque la convocatoria y las bases concretas de la convocatoria deberán ser pactadas en el futuro con el correspondiente apoyo del consejo de administración, la dirección de la compañía pretendía para iniciar el proceso sentar unas líneas maestras pactadas con el comité de empresa que ayer se sometían al refrendo del consejo. Xoán Carlos Araújo, del PSdeG, lamentaba al término de la reunión que el PP hubiese roto "el pacto de caballeros" y se preguntaba qué había sido de la lealtad entre compañeros del Consejo de Administración.

Fuentes consultadas por este diario, explicaron que la intención del PP es impedir que el examen de gallego oral sea eliminatorio en las pruebas para la Televisión de Galicia y la Radio Galega, un requisito que la dirección de la CRTVG y el comité de empresa acordaron para aquellas categorías (redactor, locutor, etcétera) en las que "el idioma constituye el principal instrumento de trabajo". Las distintas partes confirmaron que las negociaciones continuarán en las próximas semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 28 de diciembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50